“A la gente le gustaría que nuestra obra no estuviera hecha con basura”

expo obelisco
|

Los restos de basura pueden ser realmente bellos, pero más lo serían si no estuviesen en las playas.El proyecto Skeleton Sea, que aúna arte y ecología con un mensaje de denuncia, surgió en el año 2005 de la mano de tres surferos, Joao Parrinha, Luis de Dios y Xandi Kreuzeder, con el fin de mantener limpios el océano y las playas. Este fin de semana, dentro del festival Marea Alta, impartirán en Palexco varios talleres en los que las familias convertirán el reciclaje en arte.

¿Qué es lo que más inspira a un surfero artista, la belleza del mar o la destrucción de los océanos?
La belleza del mar. Nosotros nos envolvemos en su movimiento. Cuando estás surfeando te separas del mundo. Te encuentras en otro espacio, te concentras en lo que estás haciendo. Y siempre estás en movimiento, pero a la vez estás procurando estar en el sitio exacto, en el momento preciso. El mar te regala momento únicos que no se repiten, y el surf te da esa libertad. Es muy poético.

Su proyecto surge por una necesidad, mantener limpios los océanos; parece una lucha a largo plazo.
Somos conscientes que es una lucha muy grande. En Europa o países más avanzados hay bastante conciencia sobre qué hacer con los restos, pero en países menos desarrollados y con otro tipo problemáticas no se piensa en esto. Hay mucha basura que van a las playas, que vuelven, que con las corrientes dan la vuelta... Es una lucha enorme.

Entre las amenazas que afectan a los océanos, ¿qué papel juega la falta de educación?
Es fundamental. La falta de respeto. Si tú respetas tu casa, ¿por qué lo haces fuera? Es tu espacio y el de los demás. Es importante cambiar esto, y creemos que es fácil, porque es tan sencillo hacerlo bien como hacerlo mal. Si conseguimos cambiar esta mentalidad con los niños existirá una vía de cambiar todo esto.

Este fin de semana van a realizar talleres con familias. ¿Qué les aporta esta actividad?
Queremos que miren el material con otros ojos, dándole otro uso, una nueva utilidad. Con los niños es increíble el trabajo. Ellos hacen magia con un resto que para cualquier persona no es nada, sin embargo, construyen maravillas. Son muy creativos y cada uno aporta a sus compañeros durante el taller con su punto de vista. Nosotros aprendemos muchísimo con ellos y nos parece interesante ver cómo entienden el arte y el reciclaje.

¿Qué les parece realizar una exposición como Skeleton Sea en una ciudad rodeada de mar?
Todo lo que está relacionado con el mar, amantes del océano como somos, nos fascina. La sala es interesante. Con su estructura, el suelo y color da fuerza a la exposición, apoyando nuestro mensaje de mantener los océanos limpios.

¿Han tenido oportunidad de visitar las playas de la zona?
Sí, y nos sorprendió porque las hemos visto bastante limpias. Están muy bien. Hemos conocido la costa y nos parece increíble. Nos gusta surfear en sitios donde la gente cuida su entorno.

Durante la celebración del Festival Marea Alta han podido conocer proyectos de distintos artistas y surferos locales que trabajan en su línea ¿Qué impresión se han llevado?
Ha sido fantástico tener la oportunidad de conocer otras ideas y visiones. Trabajar con gente de aquí nos aporta ideas a unos y a otros, y creo que entre todos podemos ser más fuertes a la hora de transmitir nuestro mensaje.

La gente que ha acudido esta semana a la sala de exposiciones de Palexco ha podido charlar con ustedes sobre Skeleton Sea. ¿Qué les dicen?
Parece que les gusta mucho. Nos dicen que les sorprende. Hoy, por ejemplo, una señora nos ha felicitado y comentado que le han impresionado mucho ya que, además de parecerle una muestra bella, tiene una doble lectura. Le gustaría que no hubiera sido hecha con basura. Pero Skeleton Sea es así, y esta es nuestra forma de transmitirlo, creando algo bonito.

¿Alguna vez les han planteado la dicotomía de si su obra es arte o basura?
En muchas ocasiones la gente no es consciente, a primera vista, de los materiales que estamos utilizando en nuestra obra. Son piezas muy fuertes, muy elaboradas, y lo cierto es que no se imaginan que es basura que hemos ido encontrado. Solo lo comprueban cuando se acercan, así que para ellos, a primera vista, es arte.

“A la gente le gustaría que nuestra obra no estuviera hecha con basura”