La danza se pone al servicio de la ONG Tierra de Hombres

|

Los niños bailaron para otros pequeños que casi no tienen recursos. Menores cuya vida depende de un viaje hasta España para recibir el tratamiento un tratamiento o ser operados. Los bailarines se subieron ayer al escenario del teatro Colón para echarles una mano a través de Tiera de Hombres.  
La ONG organizó ayer por sexto año consecutivo su gala solidaria. Un evento que cada año cuenta con más adeptos y muchos de los que van como público un año, “repiten” porque es un espectáculo divertido, señala Raúl Besada, delegado de la organización en Galicia.
“Está casi todo vendido”, indicaba minutos antes de que empezase el show, en el que colaboraron las escuelas de danza Soul y Druida, como en ediciones anteriores.
La primera decidió crear diferentes coreografías para el evento, mientras que la segunda representó “Cenicienta y Ballet Atlántica”.
Todo ello, protagonizado por niños que asistieron a la gala, en muchos casos acompañados por sus familiares.
Y no solo hubo baile, el encargado de dirigir el evento fue el mago Chrystyan Magic, que ya tiene sus tablas en colaborar con la ONG en galas anteriores. Además de presentar, no dudó en ofrecer “unas pinceladas de magia solidaria”. También se sumó al evento Alba Ares que ofreció un pequeño recital de canciones.

Proyecto
Antes de todo eso, Tierra de Hombres proyectó un vídeo sobre el programa “Viaje hacia la Vida”, acción a la que iba destinada cada una de las entradas vendidas a ocho euros. 
La organización se encarga de trasladar a los niños que necesitan una atención médica especializada a países donde pueden tener ese tratamiento.
“Necesitamos familias de acogida”, incide Besada. Los pequeños llegan desde sus países de origen y conviven con una familia durante “el tiempo que dure su tratamiento. Son enfermedades graves” y su única opción es este viaje, expone Besada.

La danza se pone al servicio de la ONG Tierra de Hombres