Los policías locales reclaman a Rocío Fraga cambios inmediatos

El Ideal Gallego-2017-04-28-005-b05446fb
|

La nueva concejala de Seguridad Ciudadana, Rocío Fraga (que añade el cargo al de concejala de Igualdad), visitó esta semana el cuartel de la Policía Local. El presidente de su asociación profesional, Manuel Aceña, aprovechó para exigirle el compromiso de atender una larga lista de demandas que espera que tengan en cuenta, después de dos años sin cambios reales: “El alcalde (hasta ahora concejal de Seguridad Ciudadana) ha sido siempre muy accesible, pero no conseguimos avances importantes. Ella conoce el problema y se ha mostrado sensible”. Entre los puntos a tratar se incluyen las pagas atrasadas o la parte del presupuesto sin ejecutar el año pasado.
El Cuerpo municipal lleva años arrastrando deficiencias y va a celebrar el próximo jueves una asamblea porque hay “cierto malestar”. “Plantearemos las problemáticas internas, como la del reglamento de la Policía”, señala Aceña. El texto actual tiene casi 30 años y está obsoleto, con lo que no hay normas claras para la provisión de destinos, los criterios a adoptar por la jefatura para la convocatoria de destinos o algunos protocolos de actuación. Por ahora todo se hace a discreción del jefe del cuerpo, José Antonio Brandariz y Javier Fontenla, del sindicato CSIF, reconoce que, en general, están conformes con su forma de actuar, aunque mantengan desencuentros.
Ánimos calientes 
Pero, probablemente, lo que más irrita a los agentes municipales es la cuestión del dinero, el que les debe el Ayuntamiento después de que subieran de categoría funcionarial. Entonces llegó el “decretazo” y la congelación de nóminas como parte del plan para recortar el gasto público. “Los .ánimos están algo calientes porque ya llevamos tres años esperando por la subida”, advierte Fontenla. El gobierno de Carlos Negreira puso un parche al problema ofreciendo formación a cambio de dinero. “Ese año nos compensaron, pero hay todavía dos años que nos deben, por aumento de nivel funcionarial y el aumento de factor de responsabilidad”, recuerda el delegado sindical. Aunque cada caso es diferente, Fontenla calcula que, de media, el Ayuntamiento les debe a los agentes 3.000 euros en sueldos atrasados. 
Además, está la escasez tanto de vehículos, algunos de los cuales hay que renovar urgentemente, así como de uniformes. “Hay varios policías que no tienen el uniforme completo”, denuncia Aceña. l

Los policías locales reclaman a Rocío Fraga cambios inmediatos