El talento coruñés se exporta a la psicología basada en las aventuras

|

Los estudios de Psicología las unieron y ahora las profesionales  Lydia Yusta Bermúdez de Castro y Natalia Ruiz de Cortázar vuelven a trabajar juntas para exportar el talento gallego a Moncada, Valencia, donde han dado vida a la Asociación Experientia, que fomenta el tratamiento psicológico mediante la aventura. 
La coruñesa Lydia Yusta y su compañera compostelana pusieron tanto empeño en un formato de ayuda muy nuevo que resultaron ganadoras de la VI edición del premio Psicofundación Jóvenes Psicólogos Emprendedores 2016, en la modalidad de Iniciativa Empresarial. Este galardón que concede el Consejo General de Psicología es entendido por Yusta como un impulso a la Asociación Experientia. 
“Natalia estuvo trabajando en terapia de la aventura en Estados Unidos y me iba contando y me parecía muy interesante así que cuando volvió pensamos que había que montar algo aquí”, cuenta la psicóloga coruñesa. Investigaron si existía algo similar y dieron con sus compañeros de Moncada y el gabinete Experientia. Con ese abrigo fundaron la asociación del mismo nombre, que ahora quieren expandir a toda España para poder regresar a Galicia con algún programa. 
 Pese a ser 17 socios, el premio recayó en las dos jóvenes gallegas porque ellas fueron las encargadas de montar el “esqueleto” del colectivo. “Nosotras diseñamos el plan de asociación y cómo implementar la metodología”, cuenta Yusta, que subraya que dedicaron todo su tiempo durante meses a esa tarea. 
Aunque de momento las pruebas empíricas solo se han realizado con profesionales del sector de toda Europa que viajaron a España para formarse en la nueva psicología aventurera –y de manera puntual en Huesca con personas con trastorno psicológico–, el hecho de que el Consejo les haya dado su visto bueno supone ya una tranquilidad. 
“En cierta forma te avala porque nos preocupa mucho que se vea que es un trabajo serio con gente preparada en la que va las terapias van más allá de un campamento de verano”, reconoce. 
Pese a ese empujón, Yusta cree que todavía hay que afrontar la “adaptación cultural” pero revela que la fórmula de realizar actividades extremas como el barranquismo o acampar durante varios días en la naturaleza para encontrarse a uno mismo puede aplicarse a todo el mundo, con  o sin problemas psicológicos diagnosticados. En las aventuras estarán acompañados por un psicólogo que vivirá las mismas situaciones para ayudarles en el camino hacia la salud.

El talento coruñés se exporta a la psicología basada en las aventuras