Bruselas recrimina a los 28 su falta de acción ante la nueva oleada migratoria en Europa

CAL551. CALAIS (FRANCIA), 05/08/2015.- Inmigrantes corren junto a las vías del tren después de que sobrepasaron las vallas y evitaron a las patrullas francesas hoy, miércoles 5 de agosto de 2015, en las afueras de Calais (Francia). El
|

El recrudecimiento de la crisis migratoria en el Mediterráneo y la presión en el paso de Calais ha llevado a la Comisión Europea a llamar al orden a los Veintiocho para que cumplan sus promesas de solidaridad y aporten más medios para las operaciones de vigilancia marítima de Frontex. 
Los países de la Unión Europea presenciaron esta semana una nueva tragedia frente a las costas de Libia, en la que murieron al menos 25 personas y centenares desaparecieron, sin dar nuevos pasos para llevar a la práctica la batería de propuestas acordadas a escala europea para hacer frente al fenómeno migratorio.
La Agencia Europea de Fronteras Exteriores (Frontex) reclamó a los Gobiernos que aporten más medios, sobre todo personal, patrulleras y equipos técnicos, para las operaciones de vigilancia marítima, en especial en Grecia, a cuyas costas han llegado 50.000 personas solo durante el pasado mes de julio, una cifra récord, superior a la de todo 2014.
Los líderes de la UE se comprometieron en su cumbre del pasado 23 de abril a triplicar los fondos y aumentar los medios de las operaciones de Frontex, “Tritón” y “Poseidón”, después de una oleada migratoria anterior en la que fallecieron más de mil personas en el Mediterráneo.
“Pese a los fondos adicionales, puede que no podamos ayudar a los países que necesitan asistencia a menos que recibamos el equipo necesario. Urjo a los Estados miembros a que consideren aportar más medios”, dijo el director adjunto de Frontex, el español Gil Arias.
El Ejecutivo comunitario se sumó a este llamamiento y pidió a los países que sus palabras “vengan seguidas de acciones concretas”.
“Es muy fácil llorar delante de la televisión cuando se ven estas tragedias, pero es más difícil levantarse y asumir responsabilidades”, señalaron el vicepresidente primero de la CE, Frans Timmermans; la alta representante de la UE, Federica Mogherini, y el comisario europeo de Inmigración, Dimitris Avramopulos esta semana en un comunicado conjunto.
“Lo que necesitamos ahora es la valentía colectiva para completar con acciones concretas palabras que si no sonarían a vacías”, subrayaron.

situación extrema
El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) reveló este jueves que más de 225.000 inmigrantes y refugiados han llegado este año a Europa por el Mediterráneo, de los que más de la mitad, unos 124.000, desembarcaron en Grecia.
La CE dijo ser consciente de que la situación en Grecia es urgente y adelantó que la próxima semana prevé aprobar el desembolso de un primer tramo de ayuda al país heleno del Fondo de Asilo, Inmigración e Integración (AMIF), que podría ascender a unos 8 millones de euros.
En paralelo, el primer ministro griego, Alexis Tsipras, anunció un plan gubernamental para abordar la crisis migratoria que registra el país en los últimos meses, utilizando instrumentos y partidas europeos.
Bruselas intentó dar una respuesta europea a la crisis migratoria en mayo, cuando presentó una estrategia que incluía el refuerzo de la presencia en el mar y un sistema de cuotas obligatorio para el reparto de refugiados.
Pero, los Veintiocho se mostraron muy reticentes a aceptar medidas como el reparto de cuotas obligatorio, y finalmente optaron por acciones voluntarias menos ambiciosas.
Está por ver si el llamamiento de Frontex y Bruselas y la gravedad de la situación sirven de acicate para movilizar la buena voluntad de los Estados miembros en pleno periodo vacacional en Europa y se pone solución a una situación dramática.

Bruselas recrimina a los 28 su falta de acción ante la nueva oleada migratoria en Europa