Un Coruña sin Monaghan naufraga en tan solo 10 minutos

|

El Basquet Coruña pagó con derrota diez minutos iniciales horripilantes –posiblemente los peores de los últimos cuatro años–, que el Oviedo, inusitadamente acertado desde el arco, aprovechó para prácticamente sentenciar un partido en que los visitantes echaron mucho de menos a Monaghan, baja por un golpe fuerte en una costilla.
Y eso que la ‘marea naranja’ no empezó del todo mal, cargando el juego de ataque sobre Olmos, inferior en centímetros pero superior en experiencia al talentoso pero algo tierno Dos Anjos, una de las perlas de la cantera del Real Madrid. Si embargo, tras el 10-9 comenzó la entrada en barrena, propiciada por un carrusel de pérdidas de balón.
Completó el cuadro la puntería de Manu Rodríguez: cuatro triples, de los siete de su equipo (de 10 intentos) en este primer acto, que con una canasta de Carlos Martínez –canterano naranja–, finalizó con el marcador doblado (32-16) y ocho pérdidas del Coruña. Una barbaridad. Como las 21 del final. 
El panorama no cambió en el segundo. Aunque el Coruña estuvo algo mejor atrás, en ataque siguieron los problemas... y las pérdidas, faceta en la que el Oviedo se estrenó en el minuto 17:30, cuando los de Tito Díaz ya acumulaban 13, las mismas que promediaban por partido antes de llegar a Pumarín.
Así, la renta local fue creciendo hasta alcanzar los 25 puntos (45-20) tras triple de Salvó. Otro de Djuran  y cuatro tantos Zyle completaron la primera mitad con los asturianos 21 arriba (48-27) y 15 balones perdidos de la ‘marea naranja’.
El tercer capítulo fue un mero ‘déjà vu’. El Coruña perdió cuatro balones en sus seis primeras posesiones y, aunque el Oviedo no se mostró, ni remotamente, tan acertado como en los primeros 20 minutos, la escasa anotación de ambos jugaba en su favor.
Rompió la monotonía Pablo Ferreiro, obligado a asumir minutos por la baja de Monaghan, con dos muy buenas canastas seguidas, sus primeros puntos en Oro, aunque los locales no pestañearon ni cuando dos triples de Djuran cerraron el periodo con ‘solo’ 16 de ventaja (66-50).
El serbio entregó el testigo a Peña, que con 13 puntos en poco más de dos minutos devolvió al Coruña al partido (78-68), con 4:49 por delante. Tiempo suficiente para el milagro, pero ya sin margen para el error, que llegó en forma de pérdida de Lucas, y, cuando un triple Mikulic bajó la renta de 10 (80-71), ya era demasiado tarde.
La buena labor de la segunda mitad, dejando al Oviedo en tan solo dos puntos más de los que había anotado en los devastadores 10 minutos inaugurales debe ser el camino a seguir el martes ante el Breogán. Un camino que debería estar algo más despejado con Monaghan al timón de la ‘marea naranja’. 

Un Coruña sin Monaghan naufraga en tan solo 10 minutos