Fallece un vecino de Lugo tras ser reducido por ocho policías frente a la sede de la Xunta

|

Un hombre de 33 años de edad, de iniciales M. V. L, perdió la vida ayer en el Hospital Lucus Augusti de Lugo (HULA) horas después de haber ingresado en el mismo tras haber sido reducido por un total de ocho agentes de la Policía Nacional. Los agentes tuvieron que detenerle después de que la víctima atacara a un funcionario de la Xunta a su llegada al trabajo.
El hombre fue trasladado al hospital tras ser detenido y esposado mientras varios transeúntes observaban la escena.

A escasos metros
Eran cerca de las 08.00 horas cuando M. V. L. se acercó hasta las inmediaciones del edificio multiusos de la Xunta en Lugo. Allí, en la explanada que hay ante la delegación del Gobierno autonómico, el hombre comenzó a atacar, sin mediar antes palabras y sin motivo aparente, a un funcionario de la Xunta que acudía a su puesto de trabajo.
Ante la mirada atónita de los viandantes, el hombre, que padecía un trastorno psicológico, se abalanzó sobre al trabajador del Gobierno gallego y trató de morderle.
Tras este intento de ataque, que se produjo fuera del recinto de la Xunta, una persona que fue testigo de lo ocurrido llamó a la Policía. Hasta el lugar se trasladó en primer término una patrulla, que trató de mediar y tranquilizar al hombre, pero el hombre se encontraba en un estado de gran agitación y nerviosismo, lo que impidió que los agentes pudieran hacerle entrar en razón, según varios testimonios.
Poco después llegaron más refuerzos de la Policía Nacional. Hasta ocho agentes tuvieron que intervenir para lograr reducir a M. V. L.
Tras varios forcejeos, los ocho agentes pudieron finalmente detenerlo. Después fue esposado en el suelo, donde permaneció hasta que fue avisada una ambulancia, que procedió a su traslado hasta el hospital.
Una vez allí fue tratado por un grupo de médicos, pero horas después de su ingreso, el hombre falleció a consecuencia de una parada cardiorrespiratoria.

Fallece un vecino de Lugo tras ser reducido por ocho policías frente a la sede de la Xunta