Advierten de que la red de yihadistas en Europa es más grande de lo que se temía

A girl lights a candle as people pay tribute to the victims of Tuesday's bomb attacks at the Place de la Bourse in Brussels, Belgium, March 26, 2016. REUTERS/Francois Lenoir
|

Tras el atentado del martes en Bruselas, desde Europol se advierte de que la red de yihadistas en Europa es “más grande” de lo que se temió “en un principio”. Así lo declaró el director de la agencia policial de la Unión Europea, Robert Wainwright, a la BBC, a la que reconoció que existe preocupación por una “comunidad de 5.000 sospechosos que se han radicalizado en Europa, han viajado a Siria e Irak para tener experiencia en conflictos”. Algunos de ellos han vuelto desde entonces a Europa.
El aeropuerto de Bruselas fue escenario de uno de los atentados en la capital europea del pasado martes. La primera identidad de una víctima fatal que fue confirmada fue la de la peruana Adelma Tapia Ruiz, de 37 años, quien estaba en el aeropuerto con su marido, belga, y sus hijas gemelas de 4 años (los tres sobrevivieron).
El hermano de la víctima, Fernando Tapia Coral, dijo en una entrevista que el marido se salvó porque salió con sus hijas del área de la explosión poco tiempo antes que ocurriera y luego no pudo encontrar a su esposa.
En relación al atentado en el aeropuerto, las autoridades griegas encontraron un mapa y varios dibujos del aeropuerto internacional de Bruselas, Zaventem, en un apartamento de Atenas en el que estuvo Abdelhamid Abaaoud, considerado el cerebro de los atentados de París.
Por otro lado, un total de 15 vuelos entre los aeropuertos españoles de la red de Aena y Bruselas fueron cancelados hasta las 19.00 horas de ayer, jornada en la que había programados 52 vuelos al aeropuerto de Zaventem. Los aeropuertos más afectados por las cancelaciones eran los de Barcelona (4 vuelos cancelados), Málaga-Costa del Sol (4 vuelos), Sevilla (2 vuelos), Alicante (2 vuelos), Madrid-Adolfo Suárez (2 vuelos) y Bilbao (1 vuelo). Además, otros 21 vuelos que estaban previstos para ayer entre los aeropuertos españoles y el aeropuerto bruselense fueron desprogramados, y operaron un total de ocho vuelos que desviaron su trayectoria a aeropuertos alternativos.
Mientras, Iberia anunció que continuará dirigiendo a la ciudad de Lieja sus vuelos con destino Bruselas hasta, al menos, mañana, debido a la prolongación del cierre del aeropuerto de Zaventem. Según informó la aerolínea en un comunicado, Iberia se pondrá en contacto con los clientes que tuvieran planeado viajar en sus vuelos entre Madrid y Bruselas ayer y hoy y que se hayan registrado en “Iberia Conecta” para informarles sobre la situación de sus vuelos.
Aquellos pasajeros que tuvieran una reserva hacia o desde la capital belga en esos días y que no estén registrados en “Iberia Conecta” deberán contactar con Serviberia en su país de residencia, señaló la compañía, que pidió disculpas por los inconvenientes que esta circunstancia pudiera ocasionar a sus clientes.  
Los convocantes de la Marcha Contra el Miedo anunciaron un aplazamiento sin fecha de la manifestación prevista para hoy en Bruselas en recuerdo de las víctimas de los atentados terroristas del pasado martes, con lo que atienden así las peticiones de las autoridades. 
El ministro del Interior belga, Jan Jambon, y el alcalde de Bruselas, Yvan Mayeur, habían pedido el aplazamiento durante “unas semanas” para dar prioridad a la investigación y por motivos de seguridad. “Dado que la prioridad actual de la Policía es la investigación, pedimos que no haya manifestaciones mañana (por hoy)”, dijeron.
“Por supuesto que compartimos la emoción del pueblo, pero pedimos que las manifestaciones sean aplazadas algunas semanas”, explicaron a través de una declaración conjunta, sin dar una fecha concreta.
El nivel de alerta terrorista continúa en el 3, por lo que se requeriría un dispositivo considerable para garantizar la seguridad en la manifestación, lo que iría en detrimento de la investigación, argumentaron Jambon y Mayeur. En realidad la manifestación no tuvo ni siquiera que ser prohibida, ya que no se había presentado una solicitud formal para la misma a las autoridades bruselenses. La iniciativa partió de Emmanuel Foulon, portavoz del eurodiputado socialista Marc Tarabella, y otros ciudadanos, y no había ningún tipo de estructura ni mecanismo de seguridad previsto, por lo que las autoridades pidieron el aplazamiento.

Advierten de que la red de yihadistas en Europa es más grande de lo que se temía