Feijóo agradece a Belén do Campo que asuma el cargo “sen pedir nin preguntar”

|

El Ideal Gallego-2011-06-21-006-ad8d8624

  redacción>a Coruña

  El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, insistió ayer, con motivo de la toma de posesión de Belén do Campo como delegada del Ejecutivo autonómico en la provincia, en que el nuevo sistema de representación provincial creado por su Gobierno funciona mejor que el anterior. En concreto, el presidente defiende que al reducirse los delegados de cada consellería a uno solo por provincia –con la excepción de Pontevedra, en donde Vigo y su área disponen de otro– ha supuesto un ahorro de 12 millones de euros que, según el presidente, han servido para financiar cerca de mil plazas en residencias para mayores.
Núñez Feijóo afirmó en su discurso que en los dos años de funcionamiento de la nueva estructura de los delegados de la Xunta, se evidenció “o bo funcionamento” de este mecanismo y de ahí que siga “plenamente vixente”. “A administración está mellor coordinada, é máis operativa, ten máis eficacia e eficiencia porque os interlocutores diminuíron e aumentou a calidade”, afirmó Feijóo.
El presidente del ejecutivo también resaltó la carga de trabajo que supone este cambio para los delegados, puesto que ahora “con cinco delegados pode facerse o que antes facían máis de cincuenta”, en concreto 52. Cabe destacar que sí existen, en cambio, jefes territoriales en cada provincia que gestionan cada una de las áreas, coincidiendo con las diferentes consellerías.

Alabanzas > El presidente alabó a la hasta ahora diputada Belén do Campo, pero sobre todo le agradeció que aceptase este nuevo cargo “sen pedir, cuestionar nin preguntar” y que al mismo tiempo lo hiciese con “ilusión e compromiso”. El portavoz autonómico aclaró que para elegir a la nueva delegada, se tuvieron en cuenta los mismos criterios que con los anteriores. Así, valoró su  “calidad humana”, su “disposición” para trabajar al servicio de los ciudadanos y la intención de acertar como “única” obligación en el ejercicio de sus funciones.
Feijóo insistió en que la popular no llega a este nuevo puesto para “aprender” al llevar 26 años como senadora y diputada, lo que, en opinión del máximo portavoz de la Xunta, demuestra “a súa vocación de servizo público”.

Agradecimientos > La nueva delegada juró ayer su cargo ante una Biblia y un crucifijo. Do Campo se comprometió a “defender e facer cumprir o Estatuto e a Constitución”, al tiempo que quiso dejar “constancia” de su “compromiso e lealdade” con Galicia. Durante su intervención, la popular agradeció al presidente de la Xunta la confianza que depositó en ella y la colaboración ofrecida por los otros cuatro delegados provinciales, presentes en el acto. Do Campo tampoco se olvidó de su antecesor, Diego Calvo, del que destacó su trabajo en estos dos años.
La nueva delegada estuvo respaldada por responsables del gobierno popular como el conselleiro de Presidencia,  Alfonso Ruega, y la responsable de Traballo, Beatriz Mato, a la que Do Campo califió de “amiga”. El alcalde coruñés, Carlos Negreira, también recibió una mención especial porque, según la hasta ahora diputada, siempre le animó a dar nuevos pasos en su vida política.


 

Feijóo agradece a Belén do Campo que asuma el cargo “sen pedir nin preguntar”