La apertura del área canina del parque de Bens no termina con los problemas de convivencia

El área canina está delimitada por un muro de piedra y arbustos | patricia g. fraga
|

Usuarios del parque de Bens denuncian los problemas que se producen con perros que sus dueños dejan sueltos por zonas de este espacio fuera de los límites del área canina.
En las últimas semanas fueron varias las protestas que llegaron hasta el área municipal de Medio Ambiente alertando de los problemas que se producen con canes en espacios en los que no pueden estar sueltos y las molestias que producen a otros ciudadanos.
Así, gente que acude a este lugar para hacer deporte ya sea a través de sus campos y caminos o de la zona con equipamientos para ello, o incluso del área con juegos infantiles, protestan porque las molestias que les producen en algunos casos se producen de una manera bastante continuada.
Las quejas recibidas por el área de Medio Ambiente están siendo analizadas en busca de una solución que permita que la convivencia entre los que acuden con sus perros y los que lo hacen sin animales se desarrolle en términos de normalidad.
Estas protestas coinciden en el tiempo con la inauguración de un área canina en el parque, hecho que se produjo hace apenas dos semanas. Este espacio tiene una superficie de más de una hectárea y cuenta con diversos equipamientos para practicar agility, fuentes e incluso una zona cubierta.

Sin efecto
La inauguración de este espacio no ha servido para poner punto final a los problemas que surgen entre canes y personas ya que las quejas llegadas hasta Medio Ambiente no se redujeron. Una visita a la zona permite observar como hay dueños que llevan a sus perros atados con correas fuera de los límites de la zona reservada, pero también como hay otros que no respetan este aspecto.
El parque de Bens es uno de los espacios preferidos por los coruñeses para acudir con sus canes debido a la amplia extensión que tiene y las grandes zonas verdes que hay. A estas circunstancias se une que el número habitual de usuarios del parque no es de los más altos de la ciudad y, por ejemplo, es más bajo que si se compara con el monte de San Pedro, con mayor afluencia de ciudadanos y turistas.
En el lado contrario al de las protestas de los ciudadanos que acuden a pasear o hacer deporte están las reclamaciones de los dueños de los canes.
Así, estos defienden que sus animales también tienen derecho a contar con espacios en los que puedan estar libremente sin ataduras y consideran que el parque de Bens es uno de ellos. El pasado 22 de julio se inició una petición a través de la plataforma change.org en la que se reclama “que el parque de Bens, en Coruña, en su totalidad, sea un parque para perros”.
La iniciativa cuenta en poco más de dos semanas con más de medio millar de apoyos. “Siendo este parque usado desde su creación para pasear con los perros de manera tranquila y sin ningún tipo de restricciones, pedimos que siga siendo así”, explica la petición.
Además, recuerdan que “en su mayoría” el espacio es utilizado de manera habitual por dueños de perros y piden “que no se obligue a los perros a estar en un espacio limitado” ya que entienden que esta situación “generará muchos problemas de convivencia entre dichos animales, así como a los dueños”. l

La apertura del área canina del parque de Bens no termina con los problemas de convivencia