Pati Blanco destapa su lado desconocido

22 diciembre 2011 A Coruña.- El Corte Inglés entregó ayer los premios "25 años en primera plana", con los que conmemora su aniversario
|

Debajo de un traje con corbata, reside una “segunda piel”. Es Pati Blanco, el jefe de Relaciones Externas de El Corte Inglés en Galicia, que se quita el corsé. ¿Cómo? Escribiendo poesía. El coruñés se sitúa hoy al otro lado para hablar de su primer libro, editado por Pigmalión, donde hace un recorrido por su geografía interior. Y de ese paseo, saltan al verso imágenes de sitios en los que el autor encuentra un refugio.
Al verde de Taramundi, se le suma el blanco ibicenco y el gris que un día encontró en Praga. Entre todos conforman los escenarios de una biografía que Pati destila en 111 poemas. Tocados por sentimientos tan dispares que uno puede pasar rápidamente del amor al desamor. Tocar la tristeza y compartir con Blanco algo tan íntimo como la pérdida de su padre, al que le dedica un apartado.
Comenta Pati que la poesía siempre ha estado ahí. Desde que era un adolescente y pedía cobijo en los poetas franceses. Tocaban las primeras experiencias amorosas y Baudeleire fue un como una especie de guía por lo romántico. De lo bohemio, Blanco pasó a lo maldito de grandes como Rimbaud y de ahí cruzó el charco literariamente hablando para abrazar a Neruda y Benedetti. Por eso, no sabe cómo es vivir sin la lírica y es hoy el día que escapa a la Costa da Morte con “El cementerio marino” en la guantera.
Ahora que le llaman poeta, le da vértigo. Dice que le queda grande, pero entiende que era el momento. De volcar sus últimos años en un libro. Que es la otra parte de Pati Blanco. La que no utiliza traje porque no le hace falta cuando de lo que se trata es de hablar de las cosas esenciales de la vida. Arropado por Ramón Pernas y la editorial Pigmalión, Pati da un paso hacia delante. Impulsado por los suyos, que llevan recibiendo regalos en forma de poemas desde hace años. Y de allegados, que le confesaron que sus composiciones le habían emocionado.
Solo por eso, el autor quiere compartir su pequeño secreto con el resto. Para provocar emociones. En un mundo hermético donde la mayoría nunca enseñan esa segunda piel, que es la auténtica para el escritor. Detrás de sus creaciones, está también un poco de lo que le enseñaron sus amigos los franceses pero también Rosalía, Cabanillas, Machado y Hernández. Cuando era un estudiante con inquietudes y ya de mayor. Buscando pistas de por dónde era mejor seguir. El miércoles hablará de todo esto en El Corte Inglés, a las 20.00 horas.

Pati Blanco destapa su lado desconocido