La mayoría de los bares cuentan con insonorización para la música ambiental

El Ideal Gallego-2013-10-18-005-c6edd5e8
|

Una de las más viejas demandas de los hosteleros, el cambio de la ordenanza medioambiental para permitir música de fondo en bares y cafeterías, está más cerca de producirse. Hace escasos días el alcalde Carlos Negreira anunció que ya disponen del texto si bien el presidente de la Asociación de Hostelería de A Coruña, Héctor Cañete, confía en poder añadir la visión del sector a la renovada norma. El representante de los empresarios augura que el Ayuntamiento requerirá la insonorización de los locales del grupo I para permitirles programar música y, en este sentido, avisa de que la práctica totalidad ya están preparados para ello.
Las presiones de los últimos meses por parte de los hosteleros han dado sus frutos y el gobierno local está a punto de dar a conocer la reforma de la ordenanza de medio ambiente que ha repensado para satisfacer las necesidades de los hosteleros sin, por ello, molestar a los vecinos.
Habrá que ver en qué términos se ha planteado el cumplimiento de la promesa electoral.  “Nos reuniremos la semana que viene pero aún no se ha fijado un día concreto; será la primera reunión y espero que se escuche al sector”, afirma el presidente de la Asociación de Hostelería de A Coruña, Héctor Cañete. Su principal preocupación es conocer qué “requisitos técnicos” impondrá el Ayuntamiento antes de conceder a cada establecimiento integrado bajo el epígrafe del grupo I (bares, cafeterías, restaurantes, mesones...) el permiso para poner música ambiental. Vaticina que una de las demandas será la insonorización homologada de los inmuebles.
“Supongo que aquellos que quieran ponerla tendrán que adaptar sus locales y cumplir los niveles de insonorización pero hoy en día esto ya es obligatorio y la mayoría están adaptados”, advierte al ejecutivo municipal de cara al encuentro.
Cañete deja abierta la posibilidad de que un pequeño porcentaje de los bares carezca de una adecuación a las normas actuales. Habla de aquellos más antiguos que lleven abiertos desde antes de la imposición de sistemas para reducir las molestias a los ciudadanos . “Si esos quieren tener música ambiental habrán de adaptarse”, recuerda a sus asociados.

en manos del ayuntamiento
En todo caso insiste en que “el 99% de los establecimientos han presentado en el Ayuntamiento sus certificados de insonorización homologada”. Al margen de cuestiones técnicas el alcalde ya ha dicho que la música se permitirá.
Pero los hosteleros también quieren conocer los horarios y los volúmenes puesto que los vecinos tendrán voz y voto en el proceso o así lo ha manifestado, al menos, Carlos Negreira. “Queremos que nos convoquen para echar un primer ojo al documento y poner en común nuestras ideas”, subraya Cañete, que aguarda no encontrarse con una normativa inamovible.
Pero la duda está ahí dado que en un principio, hace meses, se aguardaba que el Ayuntamiento contase con la opinión de ambos actores implicados antes de ponerse a redactar un borrador y, finalmente, las fases se han .
“El texto nos regulará de manera más exhaustiva en muchos aspectos pero nuestra principal preocupación es la música”, asegura Cañete.
No será el único tema a tratar pues el sector se plantea la posibilidad de proponer “mayor tolerancia” con los niveles mínimos de emisión de ruidos (en decibelios) impuestos a algunos establecimientos. Están conformes con los máximos “de 65 decibelios pero los 30 decibelios se consideran silencio y habría que tener un mínimo de tolerancia porque a veces la falta de margen causa problemas si pasa un autobús o un camión”. n

La mayoría de los bares cuentan con insonorización para la música ambiental