Trump cambia de postura y acepta respaldar la política de “una sola China”

Shinzo Abe y Donald Trump, durante su encuentro en la Casa Blanca REUTERS/Jim Bourg
|

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aceptó respaldar la política de “una sola China”, en la que se reconoce a Taiwán como parte de la China continental, después de haber puesto en duda, incluso antes de llegar a la Casa Blanca, la posición que se ha mantenido desde Washington cuatro décadas.
La Casa Blanca anunció que Trump mantuvo una “extensa” llamada telefónica con su homólogo chino, Xi Jinping, en la que “ambos líderes debatieron sobre varios asuntos”.
“El presidente Trump aceptó, a petición del presidente Xi, honrar la política de ‘una sola China’”, señaló la Casa Blanca.
Asimismo, informó de que representantes de ambos países se comprometerán a celebrar encuentros y a negociar sobre “varios asuntos de interés mutuo”.
La Casa Blanca definió la conversación como “extremadamente cordial” y tanto Trump como Xi se trasladaron “sus mejores deseos” a sus respectivos pueblos, además de haberse invitado entre ellos a visitar sendos países. La relación entre Washington y Pekín se empezó a tensar después de que Trump mantuviera una conversación telefónica con la presidenta de Taiwán, Tsai Ing Wen, el pasado 2 de diciembre, en lo que fue el primer contacto de este tipo desde que el expresidente Jimmy Carter reconoció en 1979 a Taiwán como parte de “una sola China”.
Pekín considera a Taiwán una provincia renegada y se trata de un asunto de alta sensibilidad en el país. Posteriormente, Trump señaló que “entiende” la política, pero que no ve “por qué hay que estar atados a esa política, a no ser que se llegue a un acuerdo en relación con otras cosas, entre ellas el comercio”.
Por otro lado, Trump aseguró que actuará “muy rápido” y adoptará medidas la próxima semana para garantizar la seguridad nacional, después de que un tribunal haya paralizado la aplicación de su polémico decreto migratorio. Una corte de apelaciones reafirmó el jueves el bloqueo sobre la orden promulgada por Trump el 27 de enero y que impedía la entrada a Estados Unidos de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana. Poco después de esta sentencia, el presidente escribió en Twitter: “Nos vemos en los tribunales”.
Trump no aclaró cuál será el próximo paso de su Gobierno, pero en una comparecencia junto al primer ministro de Japón, Shinzo Abe, advirtió de que hará “lo que sea necesario” para “mantener seguro” a EEUU.
En este sentido, y aunque se mostró confiado en poder ganar el pleito tarde o temprano, anunció que quiere adoptar medidas “muy rápido” y anticipó nuevos pasos para las próxima semana, sin aclarar en qué consistirían.
Fuentes citadas por la cadena NBC News aseguraron que el equipo legal de la Casa Blanca ya trabaja en la reescritura de la orden ejecutiva, algo que oficialmente la Administración no ha querido confirmar.
Trump explicó que el objetivo de su directiva es evitar la entrada a Estados Unidos de la gente que busca “hacer daño”. “Permitiremos la entrada de multitud de personas que aman a nuestro país”, añadió.
Trump y Abe evidenciaron su buena sintonía en materia política durante la comparecencia tras su reunión en la Casa Blanca, en la que evitaron asuntos espinosos como la salida de EEUU del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP). El primer ministro nipón esquivó el tema alegando que todavía no lo habían tratado.
“La alianza EEUU-Japón es la piedra angular de la paz y la estabilidad en la región del Pacífico”, aseguró el mandatario estadounidense. Trump reiteró su apoyo para hacer frente a las “amenazas” de Corea del Norte y defendió la “libertad de navegación” en la región, en alusión a los múltiples frentes territoriales y de seguridad abiertos en la zona.

Trump cambia de postura y acepta respaldar la política de “una sola China”