Los estibadores niegan una huelga encubierta, pero reconocen que no trabajan “con las mismas ganas”

El Ministerio de Fomento y los estibadores se reunieron ayer para buscar un acuerdo ep
|

Los estibadores de los puertos, los trabajadores que cargan y descargan la mercancía de los barcos, rechazaron que estén llevando cabo huelgas o medidas de presión encubiertas en los puertos, si bien reconocieron que “hay un malestar muy importante” en este colectivo, “que no trabaja con las mismas ganas y alegría que en una situación normal”.
Así lo indicó Antolín Goya, el coordinador del principal sindicato del sector, la Coordinadora de Trabajadores del Mar, después de la reunión que mantuvieron ayer en el Ministerio de Fomento sobre la reforma que el Gobierno ha planteado para el sector.
Tras el encuentro, el portavoz de la patronal de empresas de estiba Anesco, Juan Aguirre, reclamó “el cese inmediato” de las acciones reivindicativas que, según denunció, se están llevando a cabo por parte de los trabajadores de los puertos.
Anesco aseguró que estas actuaciones están provocando “un descenso del 70% en el rendimiento de los puertos, con el consiguiente perjuicio a empresas y a la economía”.
Por otro lado, el vicepresidente ejecutivo de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), Mario Armero, aseguró que la huelga de los estibadores –prevista para los próximos días 20, 22 y 24– podría llegar a paralizar eventualmente las fábricas de producción de vehículos en España. “En España se producen 12.000 coches al día, por lo que una huelga tendría una incidencia brutal, ya que el 40% de los vehículos se mueven en barco y la mayor parte de la fabricación se exporta a otros países”, aseguró. Subrayó que desde Anfac están hablando con el Gobierno para que ponga en marcha unas acciones “paliativas”.

Los estibadores niegan una huelga encubierta, pero reconocen que no trabajan “con las mismas ganas”