Ferreiro reconoce que su discurso sobre Langosteira “non foi moi brillante”, pero no lo rectifica

19 septiembre 2015 A Coruña.- El Puerto aceptaría acceder los muelles al Ayuntamiento si este paga sus créditos En la foto el presidente de la Autoridad Portuaria, Enrique Losada y el concejal de Emprego, Alberto Lema
|

“Non foi moi brillante”. De esta manera resumió ayer el alcalde, Xulio Ferreiro, su comparación del Puerto Exterior con el aeropuerto de Castellón del pasado martes en Madrid. Durante una intervención en un programa radiofónico, el primer edil asumió que no estuvo acertado al establecer tal paralelismo, si bien en ningún momento se retractó de las valoraciones realizadas sobre la dársena y su utilidad. De esta forma, por omisión, mantuvo su discurso sobre una “inversión curiosa” y una infraestructura que “a día de hoy, no es rentable por sí misma”. 
Ferreiro hizo ayer el más amplio repaso sobre sus palabras en el Nueva Economía Fórum, que están detrás de toda la polémica generada alrededor de las relaciones entre el Gobierno municipal y la Autoridad Portuaria. “Eu o que intentei poñer enriba da mesa é que as cousas non se fixeron pensadas, con estratexia, e o sigo dicindo”, aclaró el regidor. 
En todo momento intentó excusarse de unas afirmaciones muy criticadas desde todos los ámbitos, pero sí reconoció: “Houbo cousas que non foron moi brillantes”. Esta fue una clara alusión a la comparativa con el aeródromo de Castellón. “Non intentaba meterlos no mesmo saco; pero sorpréndeme que moleste tanto esta cita”, dijo, aunque asumió que “non aportou nada ao debate pero cando levas hora e media falando non eres todo o preciso que queres”.
“A partir de aí inténtase montar unha polémica, pero eu non pretendín abrir ningunha guerra”, recalcó, y subrayó que “é un caso único do Estado español” en el que la ciudad donde se crea la instalación tiene que afrontar el pago de un tercio de la misma. Por ello, lamentó que surja debate sobre su amor a la ciudad. “Si se quere á Coruña haberá que coidala e iso supora non hipotecar o futuro urbanístico nin o futuro do pequeno comercio”, defendió, con el acuerdo para la venta de los muelles interiores de Calvo Sotelo y Batería planeando en el ambiente.
Después de dar algunas explicaciones sobre su participación en el encuentro con empresarios, Ferreiro insistió en que es preciso “abrir unha discusión pública” para debatir la financiación de la dársena exterior. A su entender los trabajos “non foron planeados, pensados e cunha estratexia e plan correctos”. 

intercambio de opiniones
“É un debate razoable, que se debería dar, e que a xente debería esixir. Que non se hipoteque a cidade para rematar de pagar as obras dun Porto Exterior moi necesario e que eu confío en que sexa unha fonte de riqueza”, concretó. 
En cualquier caso concretó, respecto al viaje de una delegación del Ayuntamiento a China, que “para iso as cousas teñen que facerse ben, planificarse, e hai que facer os necesarios accesos, e atraer negocios, e niso estamos traballando desde o Goberno local”.
“A día de hoxe, a valoración que fai a Autoridade Portuaria do peirao de Calvo Sotelo só é de 17 millóns de euros. Se xa era moi discutible a operación cando se dicía que se ía sacar unha ‘millonada’, hoxe imos a esa mesma para sacar algo que non é relevante nun investimento de 750 millóns de euros”, zanjó.

Ferreiro reconoce que su discurso sobre Langosteira “non foi moi brillante”, pero no lo rectifica