El Gobierno alemán admite que la situación es seria y que podría haber más atentados

Detalle del vídeo en que el asesino blande un cuchillo reuters
|

El ministro del Interior alemán, Thomas de Maiziere, evitó hablar de atentado terrorista respecto al ataque cometido por un refugiado afgano en un tren el lunes por la noche y reivindicado por Estado Islámico, aunque admitió que la situación en Alemania es seria y podría producirse un hecho de este tipo.
“Al igual que varios países de la UE, como toda la UE, Alemania está también en la zona objetivo del terrorismo internacional”, afirmó el ministro en rueda de prensa, recordando que desde hace tiempo viene advirtiendo de la gravedad de la situación.
De Maiziere aseguró que el Gobierno hace todo lo que está en su mano para garantizar la seguridad de los ciudadanos pero “desgraciadamente no hay una garantía total aún”. En este sentido, consideró que cabe esperar en Alemania “ataques de grupos pequeños o lobos solitarios radicalizados”.
En el caso del autor del ataque del lunes, en el que cinco personas resultaron heridas –dos de ellas siguen graves– con el hacha con el que iba armado el agresor, el titular de Interior confirmó que fue registrado como refugiado afgano en junio de 2015 y que actualmente estaba viviendo con una familia de acogida.
Asimismo, dijo que hay algunas informaciones que apuntan a que podría ser en realidad de origen paquistaní, ya que se ha encontrado en su habitación un documento de este país, pero este extremo está siendo investigado aún.
De Maiziere insistió en que por ahora no hay indicios que demuestren que el adolescente actuó por “orden de Estado Islámico” aunque sí “inspirado” por el grupo terrorista.
En cuanto al vídeo del joven publicado por la agencia Amaq, afín a la organización terrorista, el pasado martes, el ministro reconoció que se trata del “vídeo clásico de un atacante suicida”.
En este sentido, hizo hincapié en que no se sabe todavía cuando se realizó la grabación, en la que aparece el autor del ataque blandiendo un cuchillo, ni si podría haberse realizado después del atentado de Niza del 14 de julio en el que murieron 84 personas.

El Gobierno alemán admite que la situación es seria y que podría haber más atentados