Craviotto y Toro tocan el cielo

Saúl Craviotto y Cristian Toro fueron de menos a más en la final, donde acabaron venciendo con casi tres centésimas de ventaja sobre los británicos Heath y Schofield fotos: reuters
|

El oro conseguido por Saúl Craviotto y Cristian Toro en K-2 200 facilitó al piragüismo español, entre sus dos disciplinas del programa, la 15ª medalla olímpica de su historia, dejando atrás las 13 que acumula el atletismo.
El dúo galaico-catalán no hizo gala de la explosividad que le caracteriza en la salida, pero sí de una técnica pulida y trabajada que les ha dado éxitos: sus 80 paladas –por 83 de sus rivales– suponen la principal diferencia técnica con sus competidores. Con ello el ilerdense, plata en K1 200 metros en Londres 2012 y oro junto a otro gallego, Carlos Pérez Rial ‘Perucho’, en Pekín en K-2 500, suma un nuevo éxito que puede continuar en Río, donde también competirá en la prueba corta de K-1.
Craviotto y Toro fueron de menos a más, situándose terceros a mitad de prueba y tomando la cabeza a menos de 100 metros de meta, para imponerse con 32.075. La plata fue para los británicos Liam Heath y Jon Schofield (32.368) y el bronce para los lituanos Aurimas Lankas y Edvinas Ramanauskas (32.382).
Este oro se une a las otras dos preseas, ambas doradas, conseguidas por el piragüismo español en Río: el balear Marcus Cooper Walz en C-1 200 y la vasca Maialen Chourraut en K-1 slalom.
Trece de los éxitos del piragüismo nacional provienen de la modalidad de aguas tranquilas, con cinco medallas del gallego David Cal –un oro y cuatro platas–, seguido de Herminio Menéndez y de Saúl Craviotto, con tres. Las dos preseas en aguas bravas tienen un nombre, Maialen Chourraut , oro en Río y bronce en Londres.

tiro al poste
En la primera final de la jornada de ayer estuvo a punto de caer otro metal, pero Sete Benavides acabó cuarto, a tan solo 21 milésimas del bronce, en la final de C-1 200.
La foto-finish tuvo que aclarar la última posición del podio, a la que finalmente subió el brasileño Isaquias Queiroz –pupilo del gallego Suso Morlán, extécnico de David Cal–, con 39.628, por 39.649 del balear, mientras que el ucraniano Iurii Cheban revalidó el título de Londres 2012, por delante del azerí Valentin Demyanenko. n europa press

Craviotto y Toro tocan el cielo