El Ministerio de Interior detecta la venta ilegal de material sanitario en la internet profunda

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en una rueda de prensa | efe
|

La Oficina de Coordinación Cibernética (OCC) del Ministerio de Interior detectó varias operaciones de venta de material sanitario a través de la llamada internet profunda o “darknet”, un ámbito que no es accesible con los navegadores convencionales.

Según informó ayer Interior, se descubrió que por la internet profunda se está traficando con material de protección sanitario como mascarillas de protección FFP2 y FFP3, test de detección del coronavirus, fármacos y termómetros electrónicos.

Algunos anuncios llegan a señalar que se trata de medicamentos que combaten el coronavirus e incluso las presentan como vacunas contra la enfermedad.

Según las investigaciones del OCC, las ventas de material sanitario, sobre todo las efectuadas en países europeos, están protagonizadas presuntamente por empresas lícitas, pero que “están comerciando con este tipo de producto al margen de los controles gubernamentales establecidos”.

La mayoría de las ventas de este material están localizadas en países como Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Australia, China, Italia o Países Bajos.

Los productos son enviados a todo el mundo mediante paquetería convencional y después de que los compradores, que acceden al mercado en la internet profunda a través de la red TOR, paguen con moneda criptográfica, del tipo bitcoin, aunque algunos también aceptan métodos de pago convencionales.

Asimismo, Interior remitió una circular a las delegaciones del Gobierno con instrucciones y un modelo para tramitar las sanciones impuestas a quienes incumplen las restricciones del estado de alarma, al tiempo que fija unos criterios a los agentes para la recogida de esas denuncias.

En este precepto, que castiga la desobediencia o la resistencia a la autoridad y que está multado con entre 601 a 30.000 euros, están englobadas las sanciones que se están imponiendo por incumplir el artículo 7 del real decreto del estado de alarma. Especifican que burlar el confinamiento se considera desobediencia.

El Ministerio de Interior detecta la venta ilegal de material sanitario en la internet profunda