Los meteorólogos predicen un verano más cálido de lo normal tras una primavera seca

|

El Ideal Gallego-2011-06-21-011-adafca0d

  p. g. l. > a coruña

  Los coruñeses tendrán “un auténtico verano”. Lo dicen las predicciones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), que apuntan a que las temperaturas de julio, agosto y septiembre serán más cálidas que la media para ese período. No aprecian cambios en las precipitaciones, que en principio serían las habituales para esta época del año en A Coruña.
Según el meteorólogo en la sección de proyectos y desarrollos de Aemet, Francisco García, los coruñeses pueden estar tranquilos porque, en principio, aunque el día estará “algo nubosos”, no se esperan lluvias para la noche de San Juan. Es más, está previsto que el tiempo mejore y que suban las temperaturas a partir del fin de semana.

Abril > Los pronósticos para verano no fueron los únicos datos que aportó ayer Francisco García. El meteorólogo de Aemet realizó un balance de la última primavera, una estación que, según explicó, este año fue más cálida y más seca de lo normal. Tal y como indicó, las temperaturas medias que se registraron entre marzo y mayo “sólo son comparables a las medias de 1997, que es el trimestre más cálido registrado”.
Tras un marzo en el que se llegaron a alcanzar valores cercanos a los 27 grados, abril fue el período más significativo de esta primavera, con una “anomalía de temperatura de cuatro grados”, lo que significa, según Francisco García, que los coruñeses soportaron valores cuatro grados superiores a la media. Esto hace que el pasado mes de abril pase a la historia como el más caluroso de la historia de Galicia desde que se tienen registros.
Hasta ahora, la jornada más calurosa de abril se había vivido el día 20 de 1945, cuando se alcanzó una temperatura máxima de 29,6 grados. Ese valor se superó en dos ocasiones este año: el día 1 de abril, con 30,4 grados centígrados, y el día 8, con 31,6 grados.
Francisco García recordó que parte de estos cambios se deben a la presencia de una masa de aire sahariano. Como curiosidad, asegura que en la estación de A Coruña se detectó por encima de esa capa otra de aire ártico, muy fría, y un “decrecimiento del ozono”, que, según García, en los países nórdicos “dio mucha guerra”, aunque aquí llegó con menos fuerza.

Mayo y junio > Los mercurios se volvieron a situar por encima de los registros tradicionales en mayo. Según Aemet, las temperaturas fueron entre dos y cuatro grados más elevadas. Esto hizo que, en términos generales, los coruñeses viviesen un mayo igual de cálido que el de 1989. A Coruña registró su máxima más alta el día 25, cuando se alcanzaron los 25,4 grados. En cuanto a las precipitaciones, los meteorólogos de la agencia estatal también apreciaron que apenas se contabilizó el 40% de la lluvia normal.
El meteorólogo de Aemet también hizo referencia a los datos detectados en la estación de la calle Canceliña con respecto a los primeros 20 días de junio. Aunque tanto las máximas como las mínimas fueron “algo más bajas” de lo habitual para esta época del año, las precipitaciones fueron “muy escasas”, por debajo de los 10 litros por metro cuadrado.
Y es que la ausencia de lluvias durante la primavera fue uno de los temas que más llamó la atención a los profesionales de Aemet. Francisco García indicó que, aunque hubo precipitaciones, éstas fueron en muchas ocasiones en forma de tormenta.


 

Los meteorólogos predicen un verano más cálido de lo normal tras una primavera seca