Alvedro es la única terminal gallega que no dispone de destinos en exclusiva

|

Por delante de Vigo un mes y por detrás otro... Pero el aeropuerto de Alvedro no deja de incrementar su pasaje desde que este bajase a cotas insospechadas con la quiebra de Spanair hace ya muchos años. El propio presidente de AENA, Jaime García-Legaz, se congratuló hace escasos días de los buenos resultados de la terminal en una visita a A Coruña. Pese a todos los piropos el aeródromo coruñés es el único de la red aeroportuaria gallega que hoy en día no cuenta con destinos ofertados en exclusiva.
En la actualidad, desde la terminal de Alvedro se puede viajar a nueve ciudades, aunque normalmente esa cifra se limita a seis. Las rutas consolidadas son las domésticas de Madrid, Barcelona, Sevilla y Valencia y las internacionales de Londres y Lisboa. Sin embargo, en el mes de marzo se sumaron a la parrilla –como ha ocurrido en el resto de aeropuertos gallegos– otras posibilidades. En concreto, en A Coruña, se retomaron los vuelos estacionales a Tenerife Sur y Gran Canaria aunque por un plazo de meses algo más largo de lo habitual. También se estrenó el puente aéreo con Palma de Mallorca, después de años de demandas por parte de la plantilla del aeropuerto y los afines al mismo, dado que era –decían– el único aeropuerto de su categoría que no contaba con esa conexión.
Sin embargo, el disponer de todos estos vuelos no le da una ventaja competitiva frente al resto de terminales gallegas, dado que los mismos están duplicados o triplicados en Lavacolla (Santiago) y Peinador (Vigo). Por contra, el resto de terminales sí tienen sus ofertas diferenciadoras, aún en un momento en el que muchos gallegos prefieren contratar sus traslados desde el Sa Carneiro, en la ciudad lusa de Oporto.
Por ejemplo, fruto de la política de captación y financiación de destinos del Ayuntamiento de Vigo y, en especial del alcalde Abel Caballero, además de repetir hasta seis destinos de A Coruña también suma Bolonia y Edimburgo, que no están conectados desde otro punto.
Asimismo cuenta con puentes aéreos a Bilbao, un destino que el Gobierno local de la Marea Atlántica acordó suprimir con la compañía Vueling, y Dublín y Milán, que comparte con Lavacolla.
Este último, por ser el aeródromo principal de la comunidad suma a mayores itinerarios a Zúrich, Alicante, Ámsterdam, Basel, Bruselas, Frankfurt, Ginebra, Málaga, Múnich, París o Roma, entre otros. Pero además, propone volar hasta a ocho de los nueve destinos coruñeses, si bien en el caso de Londres el trayecto es a instalaciones distintas a la de A Coruña.
Avances y parálisis
Pese a esta competencia, Alvedro continúa creciendo y lidera el balance de pasajeros en el destino por antonomasia con el que se conecta la comunidad. Los datos de lo que va de año reflejan como la mayoría de los viajeros entre Madrid y Galicia utilizan para sus desplazamientos Alvedro. Prácticamente le saca 2.000 viajeros de ventaja a Vigo y más de 3.000 a Santiago, lo que demuestra la importancia del usuario de negocios para esta terminal. También Barcelona ha ido creciendo a medida que se sumaban frecuencias, pero no se deja de lado la vertiente turística como demuestran los datos de los destinos semiestacionales estrenados en marzo tanto en Alvedro como en Peinador.
Por otra parte, Enaire trabaja para implementar en un plazo de seis a nueve meses los nuevos sistemas de ayuda al aterrizaje, tanto rebajando la altura de frustrada en la cabecera norte –la que se emplea habitualmente– como buscando puntos de referencia en la sur, por la que es más complejo aterrizar debido a la cercanía del Monte Xalo. Y AENA se felicita de las cifras, reconociendo una evolución buena, pero rechaza acometer la ampliación de la terminal que se reivindica. l

Alvedro es la única terminal gallega que no dispone de destinos en exclusiva