El alcalde anuncia una liquidez de siete millones dos días después de negarse a cambiar el plazo del IBI

08 marzo 2016 A Coruña.- Rueda de prensa del alcalde Xulio Ferreiro y la edil de Hacienda, Eugenia Vieito
|

El Ayuntamiento coruñés tiene una liquidez de más de siete millones de euros. El dato, correspondiente a un informe económico del año 2015 llevado a cabo por el Gobierno local, se ha dado a conocer apenas dos días después de que el alcalde, Xulio Ferreiro, aludiese a la necesidad de liquidez del Consistorio para mantener el adelanto del período de pago del IBI.
El Ayuntamiento “ten capacidade para asumir gasto sen recorrer ao endebedamento ou, o que é o mesmo, unha capacidade de autofinanciamento moi solvente, en cumprimento dos obxectivos de estabilidade e sustentabilidade”, destaca el Gobierno local en un comunicado, en el que indica que a la vista de los datos de liquidez positiva y al hecho de que acabó el ejercicio con estabilidad presupuestaria, “está en situación de afrontar os seus compromisos presentes e futuros cumprindo os límites de déficit, da débeda financeira e da comercial”.
Según los datos ofrecidos desde María Pita, el remanente de tesorería para gastos generales muestra un resultado de 7.262.886,33 euros. Este remanente, indica el equipo de gobierno municipal, irá destinado este año a pagar a proveedores pendientes de cobro y a realizar “investimentos sostibles”.
El período medio de pago a proveedores ha sido uno de los quebraderos de cabeza del equipo de Xulio Ferreiro desde su llegada a la Alcaldía. Los incumplimientos en las fechas de abono han sido reiterados, y para evitarlos desde la Marea se han tomado medidas como la solicitud de créditos y el cambio del calendario fiscal, que adelanta el pago del IBI a mayo. Esta misma semana se alegó que la recaudación de este impuesto se destinará a cumplir con los proveedores. 
No obstante, el Ayuntamiento, que destaca que a cierre de 2015 no había deuda alguna con estos acreedores, considera que no habrá incumplimientos en este ejercicio. La razón, explica, es el remanente de tesorería con el que cuenta el Gobierno local; una liquidez que prevé aumentar con los ingresos por el IBI.
Mientras, la oposición mantiene la batalla por el cambio del calendario fiscal. Si el miércoles el PSOE y el BNG apelaban al valor político de las decisiones del pleno, ayer el PP presentó en el Registro municipal una solicitud formal de convocatoria de un pleno extraordinario sobre el período de pago del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI).  “Confiábamos en que como alcalde acatase la voluntad de la mayoría del pleno manifestada en la aprobación de sendas mociones, una del PP y otra del PSOE, para que rectificase el calendario del IBI, pero Xulio Ferreiro no tardó ni 24 horas en mostrar su verdadera cara antidemocrática al negarse de forma despectiva a cumplir lo aprobado por tres grupos municipales, dos tercios de los concejales que representan a más de 65.000 coruñeses que nos han votado”, expuso la portavoz popular, Rosa Gallego. 
“Ferreiro apela a una mayoría para aprobar los presupuestos pero se niega a aceptar los acuerdos cuando no le dan la razón; ese es su espíritu democrático”, afeó.

punto único
Ante el argumento del regidor de que las mociones plenarias no tienen validez jurídica, el PP solicita formalmente un pleno extraordinario con un único asunto en el orden del día que es “Aprobar que el Gobierno municipal rectifique y adopte los acuerdos necesarios para que el período de cobro del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) sea desde el 15 de septiembre hasta el 5 de diciembre en el año 2016 y siguientes”. 
Esta nueva sesión plenaria tiene que celebrarse en quince días hábiles, ya que el PP cuenta con más del cuarto de concejales exigido para su convocatoria. En la solicitud se incluye que se convoque la Junta de Portavoces con el fin de consensuar una fecha entre todos los grupos, así como establecer la organización en cuanto a turnos de intervención. “Queremos una fecha consensuada por todos los grupos porque nos tememos que como la Marea planifica toda su gestión en función de sus intereses mediáticos o de su calendario de viajes pretenderán diluir la importancia del asunto haciéndolo coincidir el mismo día que la sesión extraordinaria anunciada por Ferreiro para la aprobación de Presupuesto”, alertó Gallego.
La portavoz popular confía en contar con el apoyo del grupo municipal socialista y del BNG, ya que lo que pretende con el pleno es aprobar un acuerdo expreso que recoja la voluntad de los tres grupos y las mociones del pleno del lunes.
Al respecto de estas mociones, igual que hicieron desde el resto de los grupos de la oposición, Rosa Gallego se preguntó si para Ferreiro “solo son válidas las que presenta la Marea”. “De qué sirve debatir y aprobar mociones si luego el Gobierno municipal no mueve un dedo para que se cumplan si no son las suyas. Es todo un paripé para hacer creer que son los más demócratas y los más dialogantes cuando en realidad no soportan que les digan que están equivocados cuando lo están y no admiten ni una crítica”, sentenció.

El alcalde anuncia una liquidez de siete millones dos días después de negarse a cambiar el plazo del IBI