Betanzos revisará el Plan Especial del Casco Histórico de 1992, que protege el 28% de sus casas

El Gobierno de María Barral acaba de sacar a contratación la redacción de un nuevo Plan Especial de Protección y Ordenación del Casco Histórico (Pepoch). Más que un documento, una medida ineludible y una necesidad para el área monumental de Betanzos.

El coste de las tareas de redacción, para las que cuenta con la colaboración de la Consellería de Medio Ambiente de la Xunta, es de unos 150.000 euros y, según indicó un portavoz municipal, será posible iniciarlas de manera inmediata, toda vez que se dispone de los informes previos, con datos del medio, la población, infraestructuras y construcciones, usos del suelo, interés y valores culturales, explicaron desde el área de Urbanismo. Unos datos recopilados de archivos y actualizados a través de una serie de intervenciones de campo desarrolladas durante los últimos meses, que se concretan en cinco cuestiones detalladas por los responsables municipales tras la última junta de gobierno de Betanzos.

En un primer apartado se anotan la evolución histórica y antecedentes en la tramitación del planeamiento, y en el segundo se apunta a los objetivos, determinaciones y criterios de los instrumentos de la ordenación territorial, mientras que en el tercero se especifican la normativa vigente y las determinaciones del planeamiento general, y en el cuarto se señan los elementos inventariados, catalogados y declarados como Bien de Interés Cultural.

También se realiza un análisis  del estado del parque actual de viviendas y la dinámica de creación y ocupación en últimos años, así como el estado y características de los inmuebles y construcciones existentes, tanto sus usos como alturas, tipologías, materiales, criterios compositivos, cubiertas y colores, de acuerdo con lo expuesto por el Gobierno de Barral.

 

Estrategia

El casco histórico es, además del resultado de un inmenso patrimonio artístico y cultural acumulado en el tiempo, un espacio donde vivir, con las comodidades y los servicios más actuales y, en este sentido, el nuevo Plan Especial del Casco Histórico deberá  contar con lo necesario para su posterior incorporación a la estrategia urbana de los próximos decenios, vital para el desarrollo sostenible de Betanzos.

En este momento, el entorno monumental de la ciudad se rige por un Plan especial de Protección y Ordenación (Pepoch) de hace casi treinta años, aprobado por la Comisión Provincial de Urbanismo de A Coruña en sesión de 2 de diciembre de 1992 y redactado al amparo de la Ley 16/1985 de Patrimonio Histórico. Según el catálogo de este plan, son casi medio millar (446) –aproximadamente un 28%– las construcciones que no pueden alterarse sin que un técnico especializado en rehabilitaciones dé fe de que las actuaciones respetan los principios arquitectónicas que hicieron realidad los inmuebles y que, en consecuencia, han sido, de una u otra manera, actores principales de la historia de Betanzos. En esta relación aparecen todo tipo de inmuebles, desde los de carácter civil hasta los religiosos, pasando por viviendas de particulares, que son las que más abundan en el las fichas individuales que conforma el citado Pepoch de 1992.

Así, en el marco de la elaboración de una nueva estrategia urbana para el desarrollo sostenible de la ciudad, en especial de su casco histórico, el Ayuntamiento de Betanzos pretende llevar a cabo dicha revisión “como una de las acciones prioritarias e ineludibles”, explicó la alcaldesa de la ciudad, María Barral Varela.

Betanzos revisará el Plan Especial del Casco Histórico de 1992, que protege el 28% de sus casas

Te puede interesar