Pescanova rebaja en un 16% su beneficio por el impacto de un crédito bancario

|

Pescanova revisó a la baja en un 16% su beneficio de 2015 hasta 68,59 millones de euros por el impacto derivado del crédito supersenior de 125 millones de euros activado por la banca para lograr liquidez.
Dichos resultados, que fueron modificados para recoger el efecto de la inyección de la banca, corresponden al ejercicio de doce meses terminado el 30 de noviembre de 2015 y están por debajo de los 82,52 millones que la compañía presentó el pasado 29 de enero. Las cuentas anuales de 2015 serán auditadas y publicadas a lo largo de este mes.
La pesquera cerró 2015 con unas ganancias de 68,59 millones de euros, frente al beneficio de 1.927,19 millones correspondiente a once meses de 2014.
La antigua Pescanova solicitará formalmente a Nueva Pescanova que proceda a cancelar y revertir los efectos “negativos” del crédito supersenior de 125 millones de euros activado por la banca para lograr liquidez, así como a retomar la financiación de circulante en condiciones de mercado anteriormente existente. Adicionalmente, someterá a la junta general ordinaria de la firma pesquera, que debe celebrarse antes del 31 de mayo, la adopción de las medidas que en su caso proceda tomar “en defensa de los legítimos intereses de la sociedad y del conjunto de sus accionistas”.
Los expropietarios de la compañía, que ostentan un 20 por ciento de Nueva Pescanova, advirtieron de que la inyección de la banca, con un 80% del capital, reducirá a cero el patrimonio neto de Nueva Pescanova. “Puesto que el valor patrimonial de Nueva Pescanova se estimó en unos 70 millones de euros aproximadamente y el efecto patrimonial negativo de la firma y disposición del crédito supersenior se estima superior a esa cantidad, el efecto neto supondría reducir a cero el patrimonio neto de Nueva Pescanova”, señalaron.
Según fuentes de la compañía, si una empresa firma un crédito con uno varios socios (el denominado G-7 en este caso), en condiciones por encima de mercado, todo el sobrecoste hay que darlo como una pérdida en el momento de la firma. 
Nueva Pescanova formalizó, con fecha 29 de diciembre de 2015, dicho crédito supersenior por un importe de hasta 125 millones de euros, con un interés del 15% anual y una comisión de aseguramiento de 300 millones de euros, a pagar a 20 años con un interés del 1%.
Según la vieja Pescanova, esta decisión tendría dos efectos negativos sobre Nueva Pescanova, ya que, por un lado, reduciría con carácter inmediato su patrimonio. Según las normas contables, habría que reconocer como un pasivo todo el coste de los intereses y comisiones en exceso de los de mercado. El segundo efecto negativo sería que el pago de los intereses supondría una pérdida adicional de liquidez para el grupo.

Pescanova rebaja en un 16% su beneficio por el impacto de un crédito bancario