Los estudiantes salen a las calles de Hong Kong y desafían las advertencias del Gobierno

DEN04. Hong Kong (China), 04/10/2014.- An Anti-Occupy Central protester (C) is pulled by pro-democracy protesters on day seven of the mass civil disobedience campaign Occupy Central in Mong Kok, Hong Kong, China, 04 October 2014. Pro-democracy protesters
|

Decenas de miles de ciudadanos prodemocracia salieron de nuevo ayer a las calles de Hong Kong en su séptimo día de protestas pese a las advertencias del Gobierno local de que utilizará “todas las medidas necesarias” para restablecer el orden en la ciudad a partir de mañana si no se dispersan.
Los manifestantes, que se concentraron en los alrededores de la sede del Gobierno, obedecieron a la llamada de los grupos de estudiantes que lideran las protestas y que horas antes les invitaban a participar en esta multitudinaria sentada.
Minutos antes de que comenzara, el jefe del Ejecutivo de Hong Kong, Leung Chun Ying, advirtió a través de un comunicado que el Gobierno y la Policía tomarán “todas las acciones necesarias” para restablecer el orden social y que la ciudad pueda volver a la normalidad a partir de mañana, día laborable.
Leung condenó “duramente todos los actos de violencia” y aseguró que la situación puede traducirse en un estado fuera de control con consecuencias “graves para la seguridad pública y el orden social”.
En la multitudinaria concentración en la que participaron reconocidos artistas populares, así como los líderes de los tres grupos que se erigen como los dirigentes de esta masiva protesta –Occupy Central, la Federación de Estudiantes de Hong Kong y Scholarism–, no se anunció ninguna decisión por parte de los manifestantes en respuesta a las advertencias del Ejecutivo local.
En la reunión se esperaba que los líderes estudiantiles aprovecharan la oportunidad de poder dirigirse a las masas para anunciar si deciden escalar sus protestas o si aún queda espacio para el diálogo con el Gobierno.
No ocurrió así, si bien en un comunicado posterior, el secretario general de la Federación de Estudiantes, Alex Chow, abrió la posibilidad de retomar el diálogo con el Gobierno sobre la reforma política en Hong Kong si las autoridades se comprometen a llevar a cabo una investigación detallada sobre la actuación policial. Este ambiente de tensión se produce cuando se cumple una semana desde que comenzaran las protestas, que estallaron con el anuncio del Gobierno de Pekín que aseguraba que concedería el sufragio universal para Hong Kong, si bien preseleccionando a los candidatos que se presentaran.
Por otro lado, Zhou Fengsuo, el quinto líder estudiantil más buscado por el régimen chino en la época de Tiananmen, aseguró  que los jóvenes que luchan hoy en Hong Kong por la democracia, como él hizo hace 25 años en Pekín, pueden lograr lo que ellos no consiguieron.
“Tener elecciones reales es posible si presionan lo suficiente”, afirmó contundente Zhou desde Estados Unidos, país al que tuvo que exiliarse después de encabezar las históricas protestas de 1989 en Pekín que acabaron en la masacre de un número aún indeterminado de inocentes, entre cientos y miles.

Los estudiantes salen a las calles de Hong Kong y desafían las advertencias del Gobierno