Anido cree que Sada “no perdonaría un error necesario como el de 2011”

19 mayo 2015 Sada.- Fotografía del candidato del PP en Sada, Ernesto Anido
|

Todo en el aire en Sada. El Partido Popular no sólo ganó las elecciones, sino que lo hizo “en todas las mesas del municipio”, logró tres concejales más que en hace cuatro años y más de un millar de votos de diferencia con la segunda fuerza: Sadamaioría.
En el extremo opuesto, el PDSP de Ramón Rodríguez Ares, que pasa de cinco a dos ediles, más de doce puntos porcentuales por debajo que en 2011.
Sin embargo, la Alcaldía de Sada estaría en manos del mismo hombre que dirigió el consistorio durante casi tres decenios, teniendo en cuenta que, a pesar de la subida, el PP no alcanza la mayoría absoluta y que la suma de las fuerzas de izquierda abre la puerta a un gobierno municipal progresista liderado por Benito Portela, de Sadamaioría.
De momento, Rodríguez Ares guarda silencio: “Las decisiones deben tomarse en frío y el partido aún está digiriendo la decisión del electorado”, declaró el fundador y cabeza de lista del Partido Demócrata Sada Popular. Todavía desconcertado por los resultados, evita adelantar cuál será la decisión de su grupo que, en cualquier caso, deberá decidir si inclina la balanza hacia el PP, con el que formó gobierno hasta hace año y medio, la misma formación con la que libró una guerra sin cuartel desde que el actual alcalde y candidato popular a la reelección, Ernesto Anido, resolvió la destitución de los cinco ediles del PDSP, o si, por el contrario, deja la localidad en manos de la izquierda, de sus “enemigos políticos” durante sus casi treinta años al frente del Ayuntamiento de Sada.
Rodríguez Ares, que apela a la reflexión, reconoce que “a lo mejor mi retirada tenía que haberse producido hace tiempo” y que si continuó fue porque se lo pidieron amigos y vecinos de Sada.
Para Anido, las urnas hablaron alto y claro: “el ‘monchismo’ está finiquitado”, mientras que el Partido Popular de Sada ha conseguido pasar de dos a siete concejales en solo ocho años y, en este sentido, el objetivo de su equipo pasa por seguir aportando “modernidad” y “dinamismo” a Sada. Eso sí, “sin renunciar a nada ni a nadie”, porque los sadenses “no nos perdonarían un error necesario como el de hace cuatro años”, declaró Anido.
En este sentido, Anido apuesta por pactos “puntuales” a posteriori, después de la investidura, nunca coaliciones, convencido de que la ciudadanía apostó por un gobierno en minoría del PP.

"Marea" sadense
El líder de la “marea” sadense, Benito Portela, se postulará a la Alcaldía de Sada “porque entenemos que é a nosa obriga despois da confianza depositada en nós”, si bien, la decisión de iniciar o no conservaciones con otros grupos y tratar de conformar un gobierno de izquierdas corresponde a la asamblea de Sadamaioría: “Hai que determinar as posibles estratexias a seguir, pero de momento temos claro que con quen non falamos nin falaremos é co PP e PDSP”.
El PSdeG-PSOE, que mantiene las dos actas actuales, sostiene que, como “fuerza de izquierdas” entiende que “hay un partido que tiene la responsabilidad” de iniciar una ronda de contactos con todos los progresistas: “La ciudadanía ha hablado y es a Sadamaioría a quien corresponde valorar la posibilidad de un pacto”, señaló Raquel Bolaño.
Liss Becerra, del BNG, se mostró tajante: “O 65% dos sadenses non quere a Anido de alcalde”, por lo que Sadamaoría  “atopará en nós diálogo e iniciativas”.

Anido cree que Sada “no perdonaría un error necesario como el de 2011”