El arquitecto de Santa Lucía pone en duda el proyecto de rehabilitación

Un momento de la presentación del plan municipal a los vecinos del barrio | patricia g. fraga
|

El arquitecto del edificio del mercado de Santa Lucía, Manuel Gallego Jorreto, cuyo criterio también ha sido atendido en el proyecto de reforma del inmueble aseguró ayer que el mismo no le parece adecuado teniendo en cuenta la estructura de la que se parte. Aunque es afín al reciclaje de los espacios, el técnico no entiende la conjugación de usos que se pretende dar a ese espacio neurálgico de A Falperra.
El arquitecto se mostró muy sincero durante una entrevista en Radio Coruña en la que confesó que desde el Ayuntamiento le pidieron un plan para rehabilitarlo reservando un lugar para instalar un centro de salud. Así lo preparó pero puntualizó: “Yo les he explicado que no es una convivencia buena la de un centro de salud y un mercado”. Argumentó esta opinión en el hecho de que los dos servicios chocan.
También le preocupa notablemente el planteamiento inicial de que el equipamiento sanitario se ubicara distribuido hasta en cuatro plantas. “Es una solución un poco por los pelos, porque hay que desarrollarla en altura y esto no es un centro de salud idóneo ni mucho menos”, agregó. El discurso de Gallego Jorreto va en contra de las reivindicaciones de los vecinos del barrio y del compromiso adquirido por la Consellería de Sanidade hace varios años ya. Así lo demostró al cuestionar en la emisora la razón por la que la Xunta rechazó el solar del paseo de los Puentes que le propuso el Consistorio como opción B.
“No acabo de entenderlo. ¿Que queda un poco lejos? Pero estamos hablando de los solares disponibles en la ciudad porque ya está construida”, comentó. En todo caso, como hay que aceptar la ubicación más demandada dijo que es más positivo aprovechar lo que hay antes de derribar todo y empezar de cero. Eso sí, desde su punto de vista lo mejor sería abrir el mercado al exterior y ubicar en el edificio un centro cívico. l

El arquitecto de Santa Lucía pone en duda el proyecto de rehabilitación