Ayuso cumplirá la orden del Gobierno central pero la llevará a los tribunales

|

La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, declaró ayerque cumplirá “de manera estricta” la orden del Gobierno que supone la aplicación de nuevas restricciones en Madrid, pero avisó de que la llevará hoy “a los tribunales” para “defender los intereses legítimos de los madrileños”.

“Esta Comunidad no está en rebeldía, este Gobierno no está en rebeldía”, dijo Ayuso en el pleno de la Asamblea, donde insistió en que acudirá a la Justicia para que las medidas “se ajusten a la normativa y a la realidad” y sean “objetivas y justas”.

Por ello, presentará hoy un recurso ante la Audiencia Nacional, aunque señaló que Madrid acatará “todas las órdenes” del Ejecutivo porque no es “como sus socios independentistas”.

El Ministerio de Sanidad y una mayoría de Comunidades Autónomas acordaron en el Consejo Interterritorial de Salud de este miércoles medidas para controlar la expansión del Covid-19 que son de obligado cumplimiento, entre ellas la de restringir las entradas y salidas en municipios de más de 100.000 habitantes con mayor incidencia de contagios y que afectarían sobre todo a las grandes localidades de Madrid.

El acuerdo fue publicado ayer en el Boletín Oficial del Estado (BOE), aunque fuentes del Ejecutivo indicaron que la orden ya fue comunicada esa misma noche a las comunidades y entró en vigor a las 48 horas de esa notificación.

Los criterios para aplicar estas medidas son: superar la tasa de 500 contagios de coronavirus por 100.000 habitantes en 14 días, con un porcentaje de positividad en las pruebas diagnósticas superior al 10 % y una ocupación de camas en UCI  superior al 35 %.

Unos indicadores que, según Ayuso, “se han estado cocinando durante el fin de semana” y no son aplicables a Madrid, que puede “triplicar” su número de UCI.

“Si se aplica el criterio (de incidencia acumulada) inventado por un comité de expertos inexistente, lo que van a hacer es confinar una y otra vez a Madrid”, agregó la presidenta, quien cree que a la izquierda “esto les de igual” porque “de economía y de empleo no saben absolutamente nada”, aunque luego “irán a poner el cazo y a arrimar el hombro”.

Ayuso alegó, asimismo, que estaba en la línea del “diálogo y el consenso” con el Ejecutivo central hasta apareció “una orden escrita en un ladrillo intentando que nadie entienda nada” y que “de manera alega ahora ya está publicada en el BOE”.

Al rechazar las restricciones, el Ejecutivo madrileño mantiene su pulso con el Gobierno central, pese a que este martes en la reunión del Grupo Covid-19 ambas administraciones habían alcanzado un principio de acuerdo para tratar de contener la expansión del coronavirus.

Este principio de acuerdo se trasladó al Consejo Interterritorial, donde finalmente la Comunidad de Madrid votó en contra de los criterios acordados, al igual que hicieron Cataluña, Andalucía, Galicia, Murcia y Ceuta.

La presidenta se pronunció sí en respuesta a una pregunta del portavoz de su partido, Alfonso Serrano, quien destacó que “en Madrid no hay transmisión comunitaria” y que hay “una clara tendencia a la baja” en el número de ingresados en hospitales.

Asimismo, la Delegación del Gobierno en la Comunidad de Madrid reforzará con 700 agentes de Policía Nacional, Guardia Civil y otros efectivos necesarios la vigilancia de las nuevas medidas de restricción que ya entraron en vigor y que se sumarán a los agentes desplegados por las policías locales.  

Estos agentes vigilarán el correcto cumplimiento de las nuevas medidas tanto en los municipios afectados por las restricciones como en las zonas aledañas que también reclamaron que se refuerce la vigilancia.

Ayuso cumplirá la orden del Gobierno central pero la llevará a los tribunales