Torres niega las irregularidades en la facturación por más de ocho millones

Former Noos foundation associate Diego Torres (L) and his wife Ana Maria Tejeiro (C) walk past journalists with their lawyer Manuel Gonzalez Peeters as they arrive to court in Palma de Mallorca, Spain, January 11, 2016. REUTERS/Marcelo del Pozo
|

El exsocio de Iñaki Urdangarin, Diego Torres, negó que existan irregularidades en la facturación cruzada por más de ocho millones de euros entre las empresas de la trama “Nóos”, que según la Fiscalía Anticorrupción iba dirigida a camuflar trabajos supuestamente ficticios mientras que el acusado defendió que se debía a que había proyectos que implicaban a empleados de varias de las sociedades.
“Creo que no es ilegal ni hay nada malo en ello, creo que es lo que hay que hacer”, espetó el inculpado –antes imputado–, quien manifestó que “esa complejidad, aunque sea compleja, es necesaria”. No obstante, apuntó que en 2008 empezó a concentrar los proyectos en una sola sociedad puesto que la presencia de varias mercantiles “complicaba las cosas”. “Por lo visto soy culpable de haber creado muchas empresas”, enfatizó.
Torres se expresó en estos términos a preguntas de la abogada del Estado Dolores Ripoll, quien le interrogó sobre el contenido de un informe de la Agencia Tributaria que eleva a más de ocho millones el importe de las facturas que se cruzaron dentro del entramado liderado por el acusado y por Iñaki Urdangarin, una cantidad que Torres calificó de “excesiva”.
En concreto, Hacienda precisa que en 2004 la facturación que se efectuó entre las propias empresas por trabajos supuestamente ficticios ascendió a 1,4 millones, mientras que en 2005 fue de 2,1 millones, en 2006 de 2,2, en 2007 de 1,7 y en 2008 de 412.225 euros.
El dictamen, incluido en el sumario del caso, destaca cómo “con mucha frecuencia” las facturas se emitían bajo conceptos “extremadamente genéricos o imprecisos”, 

Deporte y Cultura
“Todos en esta vida, cuando hemos tenido que tomar una decisión importante, como el traje que te pones, se lo consultamos a nuestra esposa”. Así respondió el Torres, al ser inquirido por la abogada del Estado sobre si es verdad que consultó a su esposa, Ana María Tejeiro, qué nombre la parecía mejor para la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social (FDCIS), considerada sucesora de Nóos.
Torres aseveró que efectivamente le preguntó a su mujer “cómo lo veía”, en relación a la denominación de la nueva entidad, tras serle exhibido un correo electrónico en el que el acusado le pregunta a su cónyuge sobre este aspecto. 
Cabe recordar que la FDCIS fue inscrita en el Registro de Fundaciones el 14 de febrero de 2007, y entre sus objetivos aparentes se encontraban fomentar el uso del deporte y la cultura como herramienta de integración social, además de promover la difusión de las investigaciones en torno a estos aspectos.
Según la Fiscalía, la FDCIS es una “prolongación” del Instituto Nóos tras haber sido constituida ante notario el 13 de diciembre de 2006, cuando habían pasado ocho meses de la teórica desvinculación del duque de Palma, Iñaki Urdangarin, de sus negocios. La entidad fue impulsada después de cederse en su favor todos los activos y pasivos de la Fundación Areté.

Torres niega las irregularidades en la facturación por más de ocho millones