Los expropiados del Ofimático pelean por las casas del otro margen de Lavedra

El Ideal Gallego-2014-01-21-010-b07ad3b1

Los expropiados del Ofimático protagonizaron ayer una nueva protesta en la que hicieron llegar al alcalde, Carlos Negreira, demandas como la exigencia de que se desafecte del plan a los propietarios del margen derecho de Alfonso Molina. Aunque el regidor defendió la imposibilidad de hacer distinciones entre unos y otros, los vecinos sostienen que en la zona derecha dirección salida de A Coruña se tirarán sus viviendas para dejar un gran solar vacío durante años.
“Os da marxe dereita da avenida de Alfonso Molina saíndo da cidade queremos que nos desafecten do Parque Ofimático porque non van facer nada ahí”, exigió ayer una portavoz vecinal, Pilar Santiago, durante la concentración que realizaron a las puertas del centro cívico de Palavea.
Los residentes en el entorno sostienen que “iso vai quedar como zona de equipamento e si fan algo será a moi longo prazo”. No obstante, incluso especulan con que el espacio que ahora ocupan sus propiedades acabe “recalificado” para que el suelo se aproveche en otros usos.
Preguntado por esa demanda, el alcalde, Carlos Negreira, resaltó que no se dará “preferencia a unos sobre otros fuera de la ley”. En cualquier caso todos los expropiados –en estos momentos quedan unas 13 familias sin acuerdo– continúan defendiendo sus derechos y, por ello, Santiago insistió en que al resto de afectados “lles teñen que buscar unha solución”.
Así lo seguirán haciendo porque hay incluso un hombre de 82 años que se quedará sin recursos si le obligan a abandonar su casa, tal y como comentaron él mismo y sus allegados.

"presión xudicial"
“Nos convertiron en promotores porque quixeron, os servicios sociais non se puxeron en contacto connosco e as dúas familias que entregaron as chaves a semana pasada fixérono baixo presión xudicial e porque a súa saúde está moi deteriorada”, denunció Santiago.
Además, sostienen que el Ayuntamiento está dejando caducar las órdenes de desalojo “porque non ten moito interese en que a construcción vaia para adiante” en un momento en el que incluso algunos promotores privados han renunciado a ello. “Estannos a utilizar, somos a cabeza de turco a quen botarlle a culpa de que o parque non prospere”, aseguraron.  
Por su parte, Negreira explicó a los periodistas que el gobierno municipal recibió el asunto en 2011 “teóricamente resuelto”. “En los últimos meses hemos ido resolviendo muchas demandas de cooperativistas y de gente que tenía casa ahí y queda un grupo reducido de personas que siguen solicitando una serie de cuestiones”, se limitó a aclarar.
Así resaltó que las negociaciones por parte de la Concejalía de Urbanismo con muchas de las familias siguen abiertas. “Esperamos que se llegue a acuerdos pero no podemos ni saltarnos la ley ni hacer cosas que la ley no permite”, explicó.
Consultado sobre si darles una vivienda nueva a los expropiados es una de las cuestiones que estarían en la alegalidad, el alcalde repitió que se hará “todo lo que esté dentro de la ley” y avanzó que, si no se concretan las firmas de los afectados, recurrirán a la vía judicial.  
A su marcha de Palavea, el regidor se paró unos minutos para hablar con los vecinos que le abordaron; tuvieron que tranquilizar a los cinco agentes de la Policía Local que acudieron al lugar. “No le vamos a pegar”, les dijeron, antes de intentar ser escuchados por Negreira. n

Los expropiados del Ofimático pelean por las casas del otro margen de Lavedra

Te puede interesar