Incertidumbre en el comercio ante la devolución de los créditos en febrero

Un comercio cerrado en la calle de San Andrés | quintana
|

Los comerciantes de la ciudad se encuentran en un buen momento en comparación con escasos meses atrás. El “balón de oxígeno” que ha supuesto la temporada navideña ha servido para inyectar ánimo e ilusión en el sector, pero ahora toca hacer balance y muchos ya ponen la visión en febrero como un mes en el que se decidirá el futuro de sus negocios. Así lo indica el presidente de la Federación Unión Comercial Coruñesa (FUCC), José Luis Boado. 

“En febrero habrá que empezar a devolver los créditos ICO y todavía no se sabe qué pasará con los ERTE”, explica. Y es que la gran mayoría de pequeños empresarios de la ciudad “han ido aguantando con estas ayudas, e incluso con sus propios ahorros”, por lo que ahora afrontan con incertidumbre lo que viene. 

Todo ello, sumado a que febrero “es un mes en el que el consumo cae, excepto durante el 14 de febrero, el día de los enamorados”, comenta el presidente de la FUCC. Esta barrera del próximo mes plantea, por lo tanto, dos escenarios. “Ahí se empezará a ver quién está bien posicionado para seguir aguantando y quién está más al límite”, reconoce José Luis Boado.

Posibles cierres
La situación no solo dependerá del propio comerciante, ya que la coyuntura económica de los consumidores es, también, esencial. “Mucha gente todavía no sabe qué pasará en febrero con el ERTE, si irán al paro...”, comenta el comerciante. Por ello, “si la situación económica va para abajo, se podrían ver cierres. Estamos abocados a ellos en cualquier momento, pero a partir de febrero puede caer todo más fácilmente”, adelanta Boado.

El miedo es otro de los factores que más daño podría hacer al sector comercial, tal y como considera el presidente de la FUCC. “Esta crisis puede insertar mucho miedo, porque los consumidores están más pendientes del tema económico. Ya no solo depende de lo que te pasa a ti, sino que si ves que a tu entorno no le van bien las cosas, te contagias de ese temor y decides no consumir para poder ahorrar”, afirma.

Pero Boado quiere lanzar un mensaje positivo en medio de todo esto, y es que, como han hecho durante el año anterior, “estamos dispuestos a aguantar, porque es nuestra vida y nuestro futuro”, concluye el representante de los comerciantes.

Incertidumbre en el comercio ante la devolución de los créditos en febrero