Meilán Gil aboga por reformar la Carta Magna para adecuarla a la realidad

El Ideal Gallego-2015-11-06-014-d960e151
|

El catedrático de Derecho Administrativo José Luis Meilán Gil abrió ayer el curso académico 2015-2106 de la Real Academia Gallega de Jurisprudencia con un discurso sobre la defensa del derecho en el que aseguró que “si se quiere hacer coincidir la realidad con la constitución lo procedente sería reformarla”. El exrrector de la Universidad señaló que la grandeza de este campo es precisamente “conseguir la justicia sin forzar ni violentar la formas”. Para el experto, defender la Carta Magna es una tarea primera “frente a quienes desde posiciones de poder público pretenden vulnerarla con declaraciones unilaterales de autodeterminación que esta no admite”. 
Por otra parte, añadió que los derechos sociales que no están garantizados suponen un benemérito deseo o un mero populismo. En su disertación, insistió que luchar por conseguirlos es luchar contra la injusticia y en este punto puso al frente al jurista en una misión, “de la que nunca se sentirá satisfecho”. Y es que en todo este proceso, hay avances y retrocesos, pero en cualquier caso, el derecho es su arma: “Ha sido lo más encomiable de nuestra transición política que desembocó en la Constitución de 1978, de libertades individuales y colectivas”. 
En este sentido, recordó que aquella fue una batalla pacífica, expresada en un consenso alcanzado en un contexto histórico que tenía detrás un conflicto bélico. Por primera vez, recordó, “se dijo desde la representación de la minoría catalana en el Congreso, Cataluña se siente cómoda en España”. A juicio del catedrático, “es también un deber moral como jurista reiterar que se ha vulnerado la Constitución por lo que se refiere a la configuración actual del Estado autonómico”. 
Para Meilán Gil, “la organización puede ser criticable, pero es improcedente cambiar el diseño autonómico previsto en ella sin hacerlo de acuerdo con lo establecido en ella para su reforma”.  El experto insistió en que su intención no es la de sumarse a ese silencio y puso como ejemplo la ley fundamental alemana para advertir que no debe petrificarse en la Constitución las actuales comunidades autónomas, “sin tener en cuenta las repercusiones internacionales en relación con Ceuta y Melilla y el futuro de Gibraltar”. En este punto, admitió que el Tribunal Constitucional no siempre la ha defendido satisfactoriamente.

Meilán Gil aboga por reformar la Carta Magna para adecuarla a la realidad