El Banco Rías Altas supera en un 30% su previsión de kilos por la Gran Recogida

Decenas de niños se integraron en la plantilla de voluntarios patricia g. fraga
|

Una y otra vez desde entidades benéficas e instituciones oficiales se afirma que “A Coruña es una ciudad solidaria” y una y otra vez los ciudadanos salen a la calle para refrendar esa afirmación. Este fin de semana la marea benéfica consiguió superar todas las previsiones del Banco de Alimentos Rías Altas, que confiaba en conseguir 100.000 kilos de comida durante su Gran Recogida. Los ciudadanos se lanzaron  a comprar y al final los carros de la campaña se llenaron con un 30% más de víveres, por lo que los responsables de la organización se muestran muy satisfechos.
Resta hacer los cálculos finales y las comparativas con otras provincias españolas, pero el pasado fin de semana el Rías Altas sumó “cerca de 130.000 kilos de alimentos” para su almacén solo en la zona norte de la provincia pero, sobre todo, en A Coruña y su área metropolitana. Ahí se repartieron desde primera hora del viernes y el sábado decenas de voluntarios que se habían apuntado para colaborar con la iniciativa La Gran Recogida, promovida por el Banco de Alimentos en paralelo a otras entidades similares del resto del país.
Desde particulares hasta grupos de scouts e infantiles o asociaciones trabajaron en unas “60 entidades comerciales”. Según el secretario de la entidad, Gonzalo Romero, en total colaboraron “cerca de 900 personas” demostrando que la sociedad es consciente de la necesidad que pasan sus vecinos y de que hay ansia de apoyar a los más perjudicados.
Gracias a esa ayuda desinteresada pero también a la de aquellos que se animaron a engrosar un poco más su lista de la compra para hacer un donativo, se superaron las expectativas del presidente del Rías Altas. “La participación ha sido muy buena, entre Santiago y A Coruña hemos sacado un 50% más de lo que esperábamos”, comentaba ayer José Luis Castro-Acuña, a la espera de las cifras finales.
Y es que ayer mismo empresas particulares e incluso algunos miembros “del Ejército de tierra” se acercaron a las instalaciones de los supermercados participantes a recoger comida que en las próximas semanas se repartirá entre entidades como la Cocina Económica, Cáritas o Padre Rubinos.
“Somos más generosos de lo que pensábamos, realmente ha sido un derroche de solidaridad y en las zonas donde hay más gente necesitada es donde más se ha dado quizá porque los que donaron alimentos también pasaron por esa situación”, apostilló Romero.
Tanto el viernes como el sábado bastó darse una vuelta por algunas grandes superficies para ver carros de donativos llenos desde la apertura de los comercios. También las estanterías de marcas blancas de muchos negocios se quedaron temblando con la respuesta solidaria. A nivel estatal, la Federación de Bancos de Alimentos confirmó a este diario que se alcanzaron los 14 millones de kilos de comida. n

El Banco Rías Altas supera en un 30% su previsión de kilos por la Gran Recogida