Óliver Laxe | “Construimos el mundo que tenemos y uno atrae a la gente que necesita”

El director hizo un viaje biográfico en Vilaseco | patricia g. fraga
|

El cineasta está muy feliz de volver a casa y hablar en una galería como Vilaseco de las razones y, sobre todo, las personas que hicieron que hoy sea director y no otra cosa. El autor de “Mimosas” participó en “12 miradas:: Riverside” con una charla y una muestra. En la primera, dibujó su trayectoria vital, que empieza en París viendo cómo su padre revelaba fotos en su pequeño laboratorio: “Me dice que siempre lo acompañaba”. Y es que el positivado “es algo paranormal”, extraordinario como el hecho de juntar en una foto a Tarkovsky y Bresson, de los que Óliver alaba su intención de defender una concepción del hombre positiva y “repetir que el ser humano tienen una nobleza de alma luminosa”. Esto más que un mensaje, es para él es una forma de acercarse a la vida porque “construimos el mundo que tenemos” y, en realidad, Laxe cree que “uno atrae a la gente que necesita, buscadores y personas mezcla entre inocencia y fragilidad” que le conmueven como los protagonistas de la que será su nueva película “Aquilo que arde”.
La empezará a rodar en marzo y se dilatará en el tiempo hasta la llegada del calor. Laxe contará la relación entre una madre y su hijo, que acaba de salir de la cárcel acusado de incendiario, más cuatro vacas. Ya hubo ensayos, comenta, “y están muy motivados” porque ella, con 82 años, asegura ser inmortal: “Me dice que non vai morrer nunca” en un escenario como Os Ancares, desde el que Laxe hablará del problema de los incendios: “El fuego me interesa. Es hermoso y cruel como un espejo donde se van a mirar”.
Con el largo quiere transmitir “ese gemido de orfandad del rural”. Hay un guión y después está lo que anota en su libreta porque al final “es un término medio entre lo que te habita y lo que te regala el mundo, que es mejor que lo te habita, sobre todo, aquí, donde es todo tan maravilloso”. Además, tiene pensado abrir una escuela de cine en los montes de Lugo. Reformará una casa junto a un colectivo y allí darán talleres de creación, de cine, pero también de poesía y agricultura para romper la frontera entre ambas cosas: “El anzuelo es que sea una escuela de cine para gente que necesita hacer películas”. Sin embargo, lo interesante será aparcar lo material. Entre lo verde, será fácil.

Óliver Laxe | “Construimos el mundo que tenemos y uno atrae a la gente que necesita”