La Constituyente de Venezuela toma posesión pese al rechazo internacional

Los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela posan para una foto de familia en la sesión inaugural en el Palacio Legislativo | reuters
|

La Asamblea Constituyente impulsada por el Gobierno de Nicolás Maduro quedó ayer instalada en el Palacio Legislativo, que alberga también el Parlamento, a pesar del fraude denunciado por la empresa encargada de organizar las elecciones en Venezuela, y de la oposición que ha suscitado a nivel nacional e internacional.
Los miembros de la Asamblea Constituyente irrumpieron en la sede parlamentaria enarbolando los cuadros del fallecido presidente Hugo Chávez y del libertador latinoamericano Simón Bolívar, que fueron retirados cuando la Asamblea Nacional cambió de color político, en 2016.
Los constituyentes se instalaron en el Salón Elíptico del Palacio Legislativo, que depende del Gobierno, de modo que ambas cámaras tendrán que convivir en el mismo edificio, lo que podría desencadenar nuevos disturbios en el lugar, que ya ha sido escenario de enfrentamientos físicos entre chavistas y opositores.

Presidencia
El número dos del gobernante Partido Socialista de Venezuela, Diosdado Cabello, propuso que la exministra de Exteriores, Delcy Rodríguez, presida la Asamblea Constituyente, algo que fue aprobado “por unanimidad”, así como la designación de los demás miembros de la cúpula.
Por su parte, Rodríguez convocó para hoy la primera sesión del “poder plenipotenciario”, con el fin de iniciar el proceso que reformará la Constitución venezolana y reordenar el Estado.
Aunque con este acto solemne el chavismo da por instalada la Asamblea Constituyente, lo cierto es que su composición todavía no está resulta. En las elecciones que se celebraron el 30 de julio fueron elegidos 537 miembros, a los que se sumaron los ocho indígenas en otra votación realizada dos días después. Sin embargo, el Consejo Nacional Electoral ha anunciado en las últimas horas que el 13 de este mes tendrán que repetirse en los municipios de Miranda y Francisco de Miranda porque los disturbios dificultaron la afluencia de los votantes a las urnas. Ello sin contar con la investigación penal que ha puesto en marcha la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, en base a la denuncia realizada esta misma semana por Smartmatic, la empresa que se encarga del sistema de voto electrónico en Venezuela y que ha gestionado las elecciones celebradas en la nación caribeña en las últimas décadas.
El CEO de Smartmatic, Antonio Mugica, reveló que “el resultado de las recientes elecciones a la Asamblea Constituyente fue manipulado”. “Estimamos que la diferencia entre la participación real y la anunciada por las autoridades venezolanas es de al menos un millón de votos”, detalló. Lo cierto es que la Asamblea Constituyente cuenta con un gran número de detractores, tanto dentro como fuera de Venezuela, que amenazan con agravar aún más la crisis política que sufre la nación caribeña y que, desde su último estallido, el pasado mes de abril, ha dejado más de cien muertos y miles de detenidos.
Mientras, las fuerzas de seguridad venezolanas reprimieron ayer con gases lacrimógenos la manifestación convocada por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) para protestar contra la puesta en marcha de la Asamblea Nacional Constituyente.
La Policía Nacional Bolivariana cargó contra los manifestantes en la avenida Francisco de Miranda, según el diario “El Nacional”, que cifró en siete el balance provisional de heridos. Los agentes habrían recurrido también a perdigones para contener la marcha, frente a la que ya se habían preparado con varios piquetes para impedir la llegada al Palacio Legislativo. l

La Constituyente de Venezuela toma posesión pese al rechazo internacional