Juzgan a un hombre que intentó atracar a patadas un centro comercial coruñés

|

Dando patadas a las puertas automáticas. Así trataba de acceder al centro comercial de Los Rosales un hombre para poder robar dentro de la gran superficie. El interfecto se dirigió el día de Navidad de 2006 al centro con la intención de obtener un beneficio patrimonial ilícito. Aprovechando que el establecimiento estaba cerrado, comenzó a dar golpes en una puerta lateral, llegando a fracturar una de las dos lunas de cristal que tenía la misma y retirando los marcos de metal que servían de cierre.

El individuo también había robado un bolso con varias tarjetas ese mismo día

Justo cuando el acusado había conseguido introducir medio cuerpo entre ambos vanos de la puerta, llegó al lugar una patrulla de la Policía Nacional que le pilló in fraganti y lo detuvo.

Ahora se enfrenta a un juicio por un delito de robo con fuerza en las cosas en grado de tentativa por el que el fiscal le pide diez meses de prisión y 1.940 euros, en concepto por los daños causados en las puertas.

 

en un pub

Sin embargo, el intento de robo en Los Rosales no fue el único delito que cometió el acusado ese 25 de diciembre, pues horas antes, había hurtado un bolso. El hombre se hallaba a las tres de la madrugada en un pub de la calle del Orzán, cuando aprovechó el descuido de una clienta para robarle el bolso, que contenían varias tarjetas de crédito y un teléfono móvil.

El ladrón huyó con el botín del lugar, pero al no hallar apenas dinero en metálico, decidió usar las tarjetas en varios cajeros. Hasta tres veces intentó extraer cantidades que iban de los 150 a los 300 euros, pero sin conseguir su objetivo, dado que el pin marcado siempre era erróneo.

 

reincidente

Además del robo en Los Rosales, la Fiscalía le imputa a este hombre una falta de hurto por el bolso y un delito de estafa en grado de tentativa por el uso de las tarjetas de crédito, con penas que van desde una multa hasta los cuatro meses de prisión. Lo curioso, es que el acusado había sido condenado por un delito de robo con fuerza tan solo un mes antes de cometer las fechorías por las que ahora se le juzga.

 

Juzgan a un hombre que intentó atracar a patadas un centro comercial coruñés