El fiscal cree que el presunto líder de los secuestradores del maderero de Cambre volverá a delinquir

11 febrero 2016 A Coruña.- El supuesto cabecilla del secuestro del maderero de Cambre alega que solo le iban a dar "unas hostias"
|

El fiscal considera que Jesús M.P., el presunto líder de la banda que secuestró en Aranga, en enero de 2014, al maderero de Cambre, volverá a delinquir.
El letrado, al igual que la acusación particular, mantiene la petición de diez años de prisión para cada uno de los ocho acusados del rapto, aunque también solicita tres años más para cuatro de ellos por tenencia ilícita de armas.
En la última sesión del juicio, que se celebró en la Audiencia de A Coruña, la Fiscalía reclamó que se amplíe la condena para el mencionado Jesús M.P.; su hermano, José Manuel M.P.; el hijo del presunto cabecilla, Ramón M.T., y Jesús Manuel M.G., que se encargó del traslado del secuestrado en coche.
A estos procesados, se suma la petición, también de diez años de prisión, para Isabel M.S., pareja sentimental de José Manuel M.P. e hija del matrimonio en cuyo cobertizo estuvo retenido el empresario Abel D.N.
Para el matrimonio, Miguel M.C. y Esther S.T., reclama la Fiscalía también la misma condena en concepto de cooperadores necesarios.
Las defensas han solicitado, por su parte, la absolución, aunque el abogado del presunto cabecilla y de su hijo pidió que se les aplique, subsidiariamente, la pena de tres años y un año y seis meses de prisión, respectivamente, en el caso de no admitirse las eximentes y atenuantes planteadas durante el proceso.
Algunos se han sumado a la petición de penas subsidiarias reclamando, en caso de no tenerse en cuenta su petición de absolución, que los hechos sean considerados como complicidad y no como secuestro. Así lo planteó la defensa de Ramón M.T.
Frente a las tesis defendidas por los letrados, que, en algunos casos, alegaron la existencia de “miedo insuperable”, por parte de sus clientes al presunto cabecilla de la trama, la Fiscalía ha pedido que se aplicasen las agravantes de aprovechamiento de circunstancia del lugar y de abuso de autoridad.

"trato inhumano"
“Era uno frente a cinco”, dijo el fiscal en alusión a la víctima y sus presuntos secuestradores. Asimismo dijo que no hubo “impulsividad ni improvisación” cuando se realizó el rapto.
“Lo que tumbó el delito fue la eficacia de la Guardia Civil”, expuso el representantes del Ministerio Público, al tiempo que calificó de inhumano y degradante el trato recibido por la víctima.
Una exposición similar realizó el letrado de la acusación, José Ramón Sierra, que alegó también abuso de superioridad. También presentó la imposibilidad del empresario para solicitar ayuda exterior.
“Sabía que le podían pegar un tiro y escuchó que si escapaba le podían pegar cuatro tiros”, indicó Sierra sobre las conversaciones que el maderero de Cambre escuchó en las conversaciones de sus presuntos raptores.

El fiscal cree que el presunto líder de los secuestradores del maderero de Cambre volverá a delinquir