El Gobierno central recurrirá el adelanto del toque de queda a las 20.00 horas en Castilla y León

Un agente controla el toque de queda en Salamanca | j.m. garcía
|

El Gobierno anunció que va a recurrir el acuerdo de Castilla y León de adelantar a las ocho de la tarde el toque de queda, una decisión que lamentó la Junta de la comunidad autónoma.

El acuerdo, publicado este sábado en el Boletín Oficial de Castilla y León, adelantó el toque de queda de las diez de la noche a las ocho de las tarde en la comunidad, una decisión que no avala el Gobierno central al considerar que esa regulación vulnera el decreto del estado de alarma, que fija restricciones de movilidad entre las 22.00 y las 7.00 horas.

“Al fijar como hora de comienzo de la limitación las 20.00 horas, el acuerdo infringe nítidamente la regulación mencionada”, destaca el Gobierno, que remarca las “facultades de modulación” de las que disponen las comunidades como autoridades competentes delegadas según fija el decreto.  “Suspender, flexibilizar o relajar las limitaciones, pero no –como es el caso– intensificarlas o agravarlas”, subraya.

“Se trata, en consecuencia, de una restricción de un derecho fundamental que no está amparada por el instrumento jurídico del estado de alarma”, asevera el comunicado emitido por el Ministerio de la Presidencia.

Tras conocer la decisión del Gobierno, la Junta de Castilla y León lamentó que con su recurso el Ejecutivo central “trate de obstaculizar” una acción autonómica que “tiene como único objetivo proteger la vida y la salud de las personas, y reducir lo más posible el daño a la economía”.

El Gobierno autonómico, que mantiene la vigencia del acuerdo del adelanto del toque de queda “en tanto no quede sin efecto por los medios establecidos en la Ley”, apeló a que la situación epidemiológica y sanitaria es “de extrema gravedad”, ya que la incidencia acumulada se multiplicó por cinco desde el 1 de enero y el número de ingresados por Covid-19 se duplicó.

Desde el punto de vista jurídico, la Junta reiteró el planteamiento de sus Servicios Jurídicos, que entienden que la decisión de adelantar el toque de queda “está amparada” por la prórroga del estado de alarma, al interpretar que permite a las autonomías modular, flexibilizar y suspender las medidas relativas a las restricciones de movilidad.

Por ello, remitió a la decisión del Tribunal Supremo para determinar si el presidente de la Junta, el popular Alfonso Fernández Mañueco, “tiene facultad o no de modular el toque de queda para hacer frente a la pandemia”.

En un mensaje publicado en Twitter, escrito después de conocer el recurso del Gobierno y de que un ciudadano abulense haya presentado una denuncia contra él por entender que puede haber prevaricado al adelantar el horario del toque de queda, Mañueco aseguró que seguirá “tomando medidas para proteger la vida y la salud de las personas” porque “la situación es grave”.

También el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, afirmó que “un Gobierno no puede mirar impasible cómo miles de ciudadanos pierden la vida cada día”.

Entre sus argumentos, la Junta insistió en reclamar “instrumentos jurídicos seguros, si es que discute los existentes, que permitan a las comunidades actuar con rapidez para doblegar la curva de contagios y salvar vidas”.

Mientras, representantes de agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil pidieron al delegado del Gobierno, Javier Izquierdo, que aclare el papel que deben desempeñar, al tiempo que ayer impusieron 132 denuncias por incumplir el nuevo toque.

Por su parte, el portavoz del PSOE en el Senado, Ander Gil, reclamó a las comunidades que “abandonen las decisiones unilaterales y fuera de la legalidad”.

El Gobierno central recurrirá el adelanto del toque de queda a las 20.00 horas en Castilla y León