La pericia de Adroher a bola parada provoca la duodécima

César Carballeira en un lance del partido de ayer disputado en la pista tarraconense | david valiente
|

El Liceo sigue engrandeciendo su récord de victorias seguidas en la OK Liga. Ayer alcanzó la duodécima, tras un complicado partido en la pista Joan Ortoll de Calafell. 0-4 fue el resultado de un partido con un protagonista claro: Jordi Adroher, que ejerció de ‘desatascador’ al lograr tres goles, todos ellos a bola parada (un penalti y dos faltas directas). Con todo, el equipo de Juan Copa mantiene el pleno de puntos (36), con ocho de ventaja sobre el Barcelona, que hoy cierra la jornada de la OK Liga en la pista del Taradell.

El Calafell asumió ayer riesgos y lo acabó pagando. Hasta 17 faltas cometió el equipo tarraconense (por ocho del Liceo). El equipo verdiblanco aprovechó esas opciones a bola parada. Para eso fichó a un jugador de la calidad, experiencia y carisma de Jordi Adroher. Para salvar los muebles en terrenos farragosos.

Y es que el primer gol tardó en llegar. Fue en el minuto 19. Penalti a favor del Liceo y el ariete empezaba su recital (0-1). Un poco más tarde, ‘Adro’ dispuso de una falta directa, pero la falló

Eso sí, Juan Copa siempre destaca el trabajo del equipo por encima de las individualidades. Y uno que siempre está ahí para echar una mano es Franco Platero, que además logró el 0-2 en un buen momento: a falta de minuto y medio para el descanso.

En el segundo tiempo, el Calafell siguió mostrándose firme. Pero haciendo faltas. Tras la décima, Adroher lanzó la directa y colocó el 0-3. Tras la decimoquinta, volvió a lanzar a bola parada y cerró el marcador (0-4).

El viernes, el Liceo recibe al Caldes. El objetivo es la decimotercera. Un número que tiene mala fama pero que los coruñeses quieren alcanzar.

La pericia de Adroher a bola parada provoca la duodécima