Los hijos de la mujer muerta en Huelva convivieron varios días con los cuerpos

Los vecinos de la casa, en el centro del pueblo, no advirtieron nada extraño en la pareja muerta en La Zarza | Julián Pérez (EFE)
|

Los hijos de la mujer hallada muerta junto a su pareja el sábado en La Zarza (Huelva) llevaban al menos veinticuatro horas conviviendo con los cadáveres sin saber de lo ocurrido, según explicío el alcalde de Calañas, el municipio al que pertenece La Zarza, Juan Manuel Serrano. Pero es posible que los óbitos se produjesen hace cinco días, el martes 19.


Los menores, de entre 6 y 14 años de edad, han sido trasladados a casa del padre biológico de tres de ellos a la espera de la decision de los Servicios Sociales de la Junta de Andalucía. Uno de los niños indicó al casero que su madre estaba “dormida y muy fría” y que su pareja “jugaba a la Play”.


Los dos cuerpos fueron encontrados el sábado en el domicilio en el que vivían desde hace “poco tiempo” junto con los cuatro niños y, según los servicios de emergencia, no presentaban signos de violencia. Desde la Guardia Civil señlaron que “aunque se está a la espera de la autopsia, todos los indicios apuntan a una posible sobredosis”. Tras hallar los cuerpos del hombre y de la mujer, de entre 30 y 40 años, el propietario de la casa avisó al instituto armado.


Según el alcalde, la mujer y madre de los cuatro menores era oriunda de esta población, a la que acababa de regresar, porque llevaba “bastantes años” viviendo fuera, en la capital onubense, por lo que él apenas la conocía, aunque sí a sus abuelos.

Alquiler
Según fuentes de la Administración autonómica, no constaba en la Junta ninguna solicitud previa de asistencia social por parte de la pareja, pero habían solicitado una ayuda para conseguir un alquiler social en La Zarza.
Tras su hallazgo, los cadáveres fueron trasladados al Instituto Anatómico Forense de Huelva, y se está pendiente del resultado de las autopsias que se les paracticarán a ambos.


Por su parte, los vecinos indicaron que no advirtieron nada extraño en relación a la pareja coincidiendo en señalar que no observaron ningún movimiento raro ni nada que les pudiera hacer pensar que los menores pudieran estar desatendidos.


Además, algunos de ellos ni siquiera se habían percatado aún o apenas si habían visto en alguna ocasión a esta familia, que llevaba en el pueblo, de donde era oriunda la mujer, no más de un mes. Tampoco tuvieron ningún indicio de que en la vivienda alquilada pudiera haber alguien muerto.

Los hijos de la mujer muerta en Huelva convivieron varios días con los cuerpos