El alcalde quiere tratar con Sanidade la reforma del mercado de Santa Lucía

El alcalde, Xulio Ferreiro, y varios concejales participaron en la presentación de la reforma del mercado de Santa Lucía el viernes | patricia g. fraga
|

El alcalde, Xulio Ferreiro, solicitó ayer por carta una reunión al conselleiro de Sanidade, Xesús Vázquez Almuiña, para tratar la construcción de un centro de salud en la misma parcela en la que se encuentra el mercado de Santa Lucía.
El regidor consideró que el encuentro debería producirse con carácter urgente y su solicitud llegó tres días después de que presentase el proyecto municipal de reforma de la plaza de abastos a los vecinos del barrio.
En este acto, Ferreiro requirió a la Administración autonómica que respondiese en el plazo de un mes acerca de la propuesta municipal. “O planteamento que facemos é viable tecnicamente, e permite desenvolver usos diferenciados e contiguos aos do mercado. Por iso, necesitamos que a Xunta se decida”, señaló el alcalde.
Mientras tanto, fuentes de la Consellería de Sanidade indicaron que durante el día de ayer recibieron un correo electrónico del Ayuntamiento en el que se les anunciaba que se les remitirá el proyecto de renovación, por lo que no emitirán una valoración hasta que este proyecto esté en su poder y tengan ocasión de analizarlo. Desde la Administración autonómica aseguran, no obstante, que mantienen “a súa aposta de que os veciños de Federico Tapia teñan un centro de saúde que conte coas garantías de calidade asistencial e de accesibilidade imprescindibles”.

Posturas diferentes
Ambas administraciones están interesadas en la implantación de un centro de salud en este lugar y responder de esta manera a la petición de los vecinos, aunque discrepan desde hace unos cuantos meses acerca de la disposición que debe regir esta infraestructura.
La Xunta, que es quien tiene las competencias sobre el Sergas, será la encargada de la construcción de este nuevo ambulatorio, que responde a una antigua demanda vecinal: los vecinos consideran que el de Federico Tapia se ha quedado pequeño y anticuado y por ello solicitan uno nuevo en el propio barrio.
Desde la Xunta defienden que el diseño del ambulatorio debe basarse en una estructura horizontal y en una única planta de cara a facilitar la accesibilidad de los usuarios, además de respetar la continuidad del mercado.
Sin embargo, el Gobierno municipal es el propietario del espacio, por lo que las propuestas de ambas administraciones deben concordar para que pueda salir a la luz. La idea que defienden desde María Pita es una estructura vertical y que se distribuiría entre varias plantas, cuatro, en un edificio contiguo.
Dada la discordancia con la Xunta, llegaron a ofertar una parcela en el paseo de los Puentes, pero esta se encontró con el rechazo frontal tanto de la Consellería de Sanidade como de los vecinos.
Desde el Ayuntamiento entienden que la reforma del mercado de Santa Lucía “non pode esperar máis” y que deben pasar a la siguiente fase de tramitación “con urxencia”, de ahí que lanzasen a la Xunta el ultimátum de responder en un mes.
En caso de que la Xunta y el Gobierno local no consigan ponerse de acuerdo sobre la distribución que tendrá el centro de salud, desde María Pita insisten en que se utilizará este espacio para otros usos, aunque por el momento no trascendió ninguna posible alternativa.
La intención del Gobierno municipal es que dentro de doce meses los operarios estén sobre el terreno efectuando la renovación del mercado de Santa Lucía. Para ello cuentan con un anteproyecto realizado el por el arquitecto Manuel Gallego Jorreto (el autor del edificio que existe actualmente en el barrio), para el que se calcula un coste de cuatro millones de euros.

Oposición
La propuesta formulada por el Gobierno local no cuenta con la aceptación, y mucho menos el respaldo, ni de la Xunta ni de la Asociación de Vecinos y Comerciantes de A Falperra, que en la reunión del pasado viernes volvieron a hacer notar su malestar con este proyecto.
Su presidente, Antonio Deus, aseguró después del encuentro en el actual mercado de Santa Lucía que se “dijeron muchas verdades a medias y que se faltó a la verdad”.
Deus expuso que “no es verdad que la Xunta aceptase desde el principio tal y como lo han planteado; no se manifestó al respecto hasta que tuvo acceso a los planos”, a pesar de que los representantes municipales aseguraron que durante año y medio no hubo oposición de la administración autonómica a su proyecto.
El presidente de la agrupación vecinal aseguró tener constancia de que de manera previa se había enviado “un estudio de las necesidades indicando la ubicación idónea, pero nunca lo tuvieron en cuenta”.
Durante la presentación del proyecto de renovación del mercado de Santa Lucía predominaron las voces discordantes entre los vecinos que acudieron al acto, del que muchos de ellos tuvieron conocimiento el mismo día o la tarde anterior.

El alcalde quiere tratar con Sanidade la reforma del mercado de Santa Lucía