Lema rechaza renunciar a la legalidad para que crezca la construcción y el empleo

|

La denuncia de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de A Coruña (Aproinco) del pasado martes acusando al Ayuntamiento de una “muy defectuosa” gestión urbanística y de facilitar la pérdida del tren del trabajo en el sector de la construcción tuvo ayer respuesta por parte del Gobierno local. El concejal de Empleo y Economía Social, Alberto Lema, habló al hilo de las críticas por los puestos laborales rechazando un crecimiento inmediato “a costa da legalidade” por las consecuencias económicas que eso le puede conllevar al Consistorio. Por su parte, el alcalde, Xulio Ferreiro, se limitó a defender que los promotores que adoptaron la nueva legislación han conseguido sus licencias. 
El edil responsable del área de Empleo en A Coruña, Alberto Lema, contestó ayer a las críticas de los promotores inmobiliarios sobre la afección que está causando a la contratación de desempleados de la construcción la paralización a la que, supuestamente, están siendo sometidos los proyectos de las empresas. El representante municipal descartó que las críticas de los promotores vayan  a acelerar el proceso de gestión de licencias y, por tanto, la creación de nuevos puestos de trabajo porque, según opinó, se podría ir en contra de la legalidad y hacia un futuro con sanciones y multas. 
El concejal defendió, en este contexto, que en el último año se redujeron 2.000 parados –aunque recordó que las competencias en este tema no son del Ayuntamiento– y aunque no ha estudiado “o desagregado” de la construcción, entiende que ahora comienza el período de recuperación del sector después de una crisis que le afectó de forma directa. 
“Os afectou, entre outras cousas, pola burbulla inmobiliaria  que se creou facilitada polas prácticas especulativas que non tiñan a finalidade dun crecemento sostido do sector senón un lucro a curto prazo sobre un dereito de todos os cidadáns como é a vivenda”, resaltó Lema. 
Por ello, dejó en un segundo plano la cuestión del trabajo para defender que aunque entiende que el ciclo de la construcción de edificios se recupere “cunha vontade de crecemento e de lucro lexítima, non pode facer nas mesmas lóxicas do pasado que nos levaron ata onde estivemos”. 

modelo sustentable
Así aludió a un “triángulo das Bermudas do sector financieiro e o sector inmobiliario con políticos polo medio facilitando as cousas” y que ha hecho que algunos casos estén en los tribunales. 
“Non é un dedo acusador sobre o sector pero digo que hai que ir cara un modelo de crecemento sustentable e axustado á legalidade e ao planeamento”, subrayó. 
Así descartó por completo una mejora “rápida e desordenada a costa da legalidade” para, posteriormente, “ter que desandar o andado cuns custos enormes vía sanción e multas” porque en la ciudad hai “algunha ameaza” de este estilo que si no se soluciona por la vía adecuada supondrá “a bancarrota para nós”. Por su parte, interrogado al respecto de la parálisis en la tramitación de licencias, el alcalde, Xulio Ferreiro, aseguró:  “Alí onde os promotores se adaptaron a nova lexislación, como na Fábrica de Tabacos, as licenzas saíron adiante”. 
“Se se nos pide que miremos a outro lado e permitamos desenvolvementos contrarios á normativa, iso non o imos facer”, insistió volviendo a dejar en entredicho el buen hacer del sector. Así insistió en que el Plan General de Ordenación Municipal “foi aprobado en 2013, e ten unhas normas. Nós so velamos por que se cumpran”.
Por su parte, desde el twitter de Marea Atlántica reprochaban la supuesta petición de “facilidades” de los constructores mientras se pagan algunas “desfeitas urbanísticas”. n

Lema rechaza renunciar a la legalidad para que crezca la construcción y el empleo