Los Museos Científicos perdieron más de 60.000 visitantes en dos años

El Ideal Gallego-2018-10-29-015-bbda6785
|

Lo pronosticó el Plan Estratégico de Turismo (PET) en 2017 y lo confirman las cifras presentadas en la Memoria de Gestión del Ayuntamiento. La bajada de asistentes a los Museos Científicos es una realidad. En estos dos últimos dos años, los tres edificios perdieron 61.117 visitas. En concreto, el Acuario, que presume de ser el centro gallego que aglutina más miradas, no llega a los 200.000 desde 2.015. 
Hace dos inviernos alcanzó los 222.250 espectadores, según datos municipales, pero en solo doce meses, se le fueron nada menos que 27.310 personas, un descenso del 12,3% que volvió a darse durante 2017, donde despachó otras 2.858 entradas menos hasta sumar los 192.082, lo que supone que en cuestión de 24 meses, por la Casa de los Peces dejaron de pasar 30.168 curiosos, un 14% menos de la afluencia de 2015. 
A pocos metros, la Domus también acusa esta tendencia. Si en 2015, 117.353 personas pasearon por delante de la familia de primates, en 2016 no subieron de los 102.000 y el año pasado, superaron por poco los 94.000, lo que en términos porcentuales implica un 19,2% menos de visitas o lo que es lo mismo, 22.602 tickets menos vendidos en dos años. 
En la Casa de las Ciencias, la bajada es del 9% con 8.347 personas que dejaron de ver el firmamento. De los tres, es el que menos atrae al público, alcanzando el último año los 86.757. A cambio, los gastos corrientes y de personal se incrementaron un 0,9%.
Desde los Científicos sus responsables señalaron hace meses que la actualización de los mismos pasaba por una planta dedicada a la nutrición y en darle alas al espacio “maker” en la Domus o en la adquisición de un nuevo tiburón de toro en el Acuario, pero lo cierto es que los números hablan por si solos y apuntan a que el interés que suscitan ya no es el mismo. Esta fue una de las conclusiones que sacó el equipo de Iñaki Iñaki Gaztelumendi en el Plan de Turismo 2017-2020 que confeccionaron el año pasado. 

Anclados
Los expertos aludieron entonces a que los museos quedaron anclados en el pasado. Fueron tildados como fortalezas y debilidades, de no llevar a cabo una remodelación del planteamiento. 
La hoja de ruta advierte que la presentación museográfica está descuidada y que hay un deficiente uso de idiomas tanto en las señales como en las explicaciones de los módulos. Para los especialistas, su envejecimiento contrasta con el hecho de que los visitantes potenciales evolucionaron tecnológicamente. Algunas máquinas no funcionan y otras dejaron de estar al día cuando “a estas alturas hay instrumentos museográficos más avanzados y atractivos”. Aplauden, eso sí, la idea de acercarse a la ciencia interactuando con ella, pero entienden que esta interacción tiene que actualizarse.

Los Museos Científicos perdieron más de 60.000 visitantes en dos años