Calvo no ha sentido deslealtad en Podemos y atribuye las tensiones a la complejidad de la coalición de Gobierno

Calvo e Iglesias | aec
|

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo (PSOE), afirmó que en las últimas semanas no ha sentido deslealtad por parte de Podemos, socio del Ejecutivo, aunque puntualiza que sí siente que un gobierno de coalición “es mucho más complejo” que uno monocolor y que la formación morada “está aprendiendo la institucionalidad que no tenía en este nivel”. 

Calvo hizo estas reflexiones en una entrevista que ayer publica “El Periódico” y en la que, entre otras cuestiones, analizó la actitud de Podemos en el gobierno de coalición, el apoyo a los Presupuestos de 2021 de Bildu y las críticas internas en el PSOE por estos asuntos. 
A su juicio, en el gobierno de coalición “hay que entrenar herramientas y actitudes”. “Unidas Podemos es un partido que no ha estado nunca en el Gobierno de la nación, y el PSOE sí”. 

En las últimas semanas, según Calvo, Pablo Iglesias (Podemos) hizo además declaraciones que luego generaron polémica como líder político, no en su calidad de miembro del Gobierno.

La vicepresidenta señaló, respecto a la petición del PNV de que el presidente Pedro Sánchez dé “un puñetazo” en la mesa por la coalición “disfuncional” del Ejecutivo, que “eso es fácil de decir cuando se hace un comentario sobre el Gobierno”, pero que ahora “todos estamos gobernando de esta manera”.

“Lo que me importa es que estamos a punto de tener unos Presupuestos Generales del Estado en una coyuntura como esta. Y como eso es lo que importa, importa mucho menos lo que un día pueda ser noticia, o pueda ser fácil o difícil”, argumenta.

En el mismo sentido se expresó el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien ratificó ayer su confianza en Unidas Podemos como integrante del Ejecutivo de coalición pese a las tensiones evidenciadas en los últimos días, y justificó el respaldo que pueda recibir de EH Bildu por la legitimidad de sus escaños. 

Sánchez hizo estas declaraciones en torno a la “salud” del Gobierno de coalición al ser preguntado por los periodistas en la conferencia de prensa posterior a la cumbre de líderes del G20 por las últimas discrepancias. 

Entre ellas, la generada por la enmienda a los presupuestos presentada por Unidas Podemos junto a ERC y EH Bildu para paralizar los desahucios hasta 2022, o la defensa del partido de Pablo Iglesias, en plena crisis migratoria en Canarias, de la autodeterminación para el pueblo saharaui. 

Sánchez reiteró su argumento de que una vez que se firmó el acuerdo para formar el Gobierno de coalición, todos los ministros lo son de ese Ejecutivo, no de un partido o de otro. 

“Por tanto, todos los ministros y ministras tienen mi total confianza y mi total empatía”, dijo. 

Además, precisó que la unión de fuerzas de izquierda es una buena noticia para España y máxime en un momento de emergencia económica, social y sanitaria, porque se está prestando mucha atención hacia los colectivos que más sufren.

Calvo no ha sentido deslealtad en Podemos y atribuye las tensiones a la complejidad de la coalición de Gobierno