La Policía detecta un aumento en los robos con fuerza en locales con máquinas expendedoras

28 abril 2016 página 8 / 23 noviembre 2016 página 5 A Coruña.- Desarticulada una banda juvenil que desvalijaba máquinas expendedoras En la foto una de las máquinas expendedora forzada
|

Desde hace unos pocos años, se están haciendo cada vez más comunes en la ciudad los negocios basados en máquinas expendedoras. Primero fueron las de vending, y después las lavanderías. Sus dos características básicas son que no exigen contratar empleados y que pueden estar abiertas de forma prácticamente indefinidas. Pero estas mismas cualidades las hacen especialmente vulnerables a los ladrones, y se han vuelto muy comunes los robos con fuerza en este tipo de establecimientos, según fuentes de la Policía Nacional. La mayor parte de ellos, cometidos por delincuentes habituales, que emplean objetos contundentes como mazos o palancas para reventar las máquinas y hacerse con sus cajetines llenos de calderilla.

El último caso que ha trascendido tuvo lugar el viernes pasado en la calle de Agra do Orzán, donde un individuo entró en una lavandería de autoservicio y, sin inmutarse por la presencia de clientes, comenzó a golpear con un mazo la máquina de cambio.  Uno de los testigos cerró la puerta y el delincuente apenas pudo escapar empleando el mazo para reventar el escaparate y atravesando el boquete, pero fue atrapado por los mismos testigos en una parada de taxi de la ronda de Outeiro.

Segundo caso

Durante la noche del jueves 13, agentes de la Policía Nacional detuvieron a dos individuos, delincuentes comunes, cuando estaban reventado una máquina expendedora en la calle del Alcalde Liaño Flores. Al parecer, la llamada de alerta la había dado un vecino que había observado a los sospechosos manipular la máquina expendedora con una palanca.

La primera patrulla de la Policía llegó enseguida y sin que se percatara la pareja. Los individuos, ambos de más de 40 años    fueron arrastrados tras una corta persecución.

Estos delitos rara vez dejan heridos que lamentar, pero sí numerosos daños materiales, y en algún caso, los robos recurrentes han provocado el cierre de un punto de vendig.

La Policía detecta un aumento en los robos con fuerza en locales con máquinas expendedoras