El acusado de apuñalar 35 veces a su expareja niega los hechos en el juicio

El acusado se tapa a su entrada al juzgado ep
|

El hombre de origen sudamericano acusado de intentar acabar con la vida de su expareja negó ayer en su declaración en el juicio que hubiera apuñalado a la víctima, del mismo origen, hasta en 35 ocasiones en un parque de Monforte de Lemos (Lugo) en julio de 2012, mientras que la mujer se reafirmó en la autoría.
El juicio comenzó en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Lugo. El procesado, que se encuentra encarcelado en la prisión de Bonxe, negó haber participado en los hechos y comentó que la relación con su expareja era “superbuena”.
Además, el acusado justificó que le acusa a él para “tapar” a otras personas, supuestamente vinculadas con el mundo de la droga. “Ella vendía droga”, sostuvo.
También alegó para defender su inocencia que la víctima llamó a su familia “porque quería que le dieran dinero” y así exculparlo y retirar la denuncia. “Mi familia no tiene dinero, si tuviera dos o tres mil euros se hubiera resuelto”, subrayó.
Por su parte, la mujer relató que cuando quedó con el agresor no tenía “ninguna sospecha” de que fuera a actuar así, al tiempo que describió como fue el ataque y tuvo que fingir que “no” ofrecía resistencia “para ver si paraba” de apuñalarla con una navaja. Tras el ataque certificó que su expareja la tapó con “matorrales” porque pensaba que “estaba muerta”.
También contó que le escuchó decir: “Ahora voy a por la otra”, que sería otra mujer emparentada con la víctima con la que mantenía una relación en el momento del ataque, en la noche de 17 de julio de 2012.

el abogado pide la libertad
El abogado del procesado, antes de entrar en la sala, había anunciado que iba a pedir la “libre absolución” porque “no hay pruebas”. “Hay una sola prueba, que es la declaración de la denunciante, que tiene múltiples incongruencias y cambios de versiones y no puede ser con esa prueba una condena de la entidad que se está pidiendo”, sentenció el letrado en relación a los 14 años que solicita la Fiscalía y los 16,5 de la acusación particular.

El acusado de apuñalar 35 veces a su expareja niega los hechos en el juicio