La reactivación del sector inmobiliario todavía esquiva a las tiendas de muebles

Copia de El Ideal Gallego-2015-05-03-005-15421a77
|

El sector del mueble en A Coruña, uno de los que primero sufre o se beneficia de las vicisitudes del mercado inmobiliario, aguarda aún los primeros efectos del incremento de la venta de viviendas en la ciudad y el área metropolitana. Pese a que los promotores y otros colectivos dedicados, sobre todo, a la venta de pisos de segunda mano aseguran que la mayor fluidez del crédito se traduce en un pequeño repunte de las estadísticas, en las tiendas de decoración básica aún no suman nuevos clientes que mejoren sus balances.
“Es verdad que el sector inmobiliario vive una reactivación y se venden más pisos porque los precios son más asequibles pero al mueble aún no llegó eso”, explica el presidente de la Federación Gallega de Vendedores de Muebles, Miguel Agromayor.
Reconoce que los comerciantes dedicados a este ámbito aguardan un incremento en el consumo dado que “se están cerrando tiendas” sin descanso desde que comenzó la crisis.

desapariciones
El representante calcula que en A Coruña se han clausurado “al menos una veintena” en los últimos años. Además, gran parte de las mueblerías que todavía sobreviven lo hacen a costa de bajar precios o liquidar algunos productos por debajo del coste real para mover el stock. Para atraer a los consumidores también resulta indispensable asumir las nuevas tendencias en muebles.
Pese a esas tácticas y a que el sector maderero gallego afirmaba hace unos días que el mueble, entre otros factores, está disparando sus resultados, Agromayor advierte que en la comarca esa remontada no se percibe. Ni siquiera cuando la gente vuelve a adquirir pisos y casas en propiedad.
El presidente culpa de ello a la “apertura de multinacionales y establecimientos muy grandes con precios más reducidos”. Sin embargo, recuerda que la diferencia de costes se traduce en “el transporte, el montaje...” que ofrecen los pequeños comercios.
“Montar un armario vale más que el propio armario y eso la gente no lo valora por lo que el sector ha bajado”, resume Miguel Agromayor.

La reactivación del sector inmobiliario todavía esquiva a las tiendas de muebles