El 092 impuso en julio 500 multas en zonas reservadas de la Ciudad Vieja

Las multas se concentraron en el aparcamiento del Oceanográfico | pedro puig
|

El final de agosto es también el de los grandes eventos de verano, que atraen al público al centro de la ciudad, para satisfacción de los hosteleros, aunque no tanto de los vecinos. Sobre todo de los de la Ciudad Vieja., que han tenido que soportar cómo los aparcamientos que el Ayuntamiento reservó para su uso exclusivo para la peatonalización fuera invadidos por otros conductores. La Policía Local tuvo que sacar a pasear el bloc de multas y el resultado fue que, durante el mes de julio se impusieron cerca de 15 multas diarias, hasta un total estimado de 500 sanciones. 
Hay que destacar que la gran mayoría de estas sanciones, más de la mitad, se impusieron en el aparcamiento del Oceanográfico, que acumula la mayor parte de las plazas vacías de uso exclusivo de los vecinos. En un primer momento, el Ayuntamiento les había ofrecido las plazas en exclusiva del aparcamiento del Oceanográfico, pero sus protestas les obligaron a concederles más en la Maestranza, porque consideraban que las del Oceanográfico estaban demasiado alejadas y eran de difícil acceso. 
 Era la presencia de coches sin la identificación adecuada en esta travesía y en el campo de la Estrada lo que más molestaba a los vecinos, y  de hecho, se impusieron más de un centenar, al igual que en las calles peatonales de la Ciudad Vieja, en mucho menor medida. 
Hay que señalar que muchos de los infractores parecían desconocer los cambios que había provocado la peatonalización en el aparcamiento, a pesar de que habían sido señalizados. Además, la mayoría no era de la zona. 
Durante la feria medieval 
Eso explicaría por qué el número de infractores se ha desplomado en lo que va de mes, sin llegar a una décima parte de julio. De hecho, los días de más trasiego coincidieron con la celebración de la feria medieval, que atrae a miles de personas al casco antiguo, para disgusto de muchos de sus residentes, que se quejan de las molestias que les causa. 
La peatonalización comenzó a finales de junio, pero el Ayuntamiento dio un periodo de gracia para que los conductores se acostumbraran a la nueva situación. Sin embargo, las críticas de los vecinos, que se sentían perjudicados comenzaron a arreciar y en el mes de julio se impuso al disciplina vial. Un resiente aseguró que le habían impuesto una multa, a pesar de contar con la pegatina identificadora en parabrisas. Eran 100 euros que pudo recurrir pero la mayoría no tuvo esa suerte. Han descendido las multas pero es difícil afirmar si los conductores han aprendido la lección o si simplemente se debe al final de las fiestas. l

El 092 impuso en julio 500 multas en zonas reservadas de la Ciudad Vieja