Baltar se sentará en el banquillo tras la desestimación de los últimos recursos

josé luis baltar presidió la diputación de ourense veinte años archivo ec.
|

El que fuera el barón popular ourensano tendrá que hacer frente a las acusaciones de prevaricación continuada por la contratación de 104 personas en un juicio oral, después de que la Audiencia Provincial de Ourense acordase la desestimación de los dos últimos recursos que había pendientes.
El primero de ellos lo firmaba la propia defensa de José Luis Baltar Pumar, quien solicitaba el archivo de la causa, mientras que el segundo llevaba el sello del PSdeG, pero en este caso su pretensión pasaba aumentar el caso contra el expresidente de la Diputación de Ourense.

Falsedad y malversación
La desestimación de los dos recursos significa que el proceso por el delito de prevaricación continuada seguirá adelante, pero no se ampliará, como solicitaban desde el PSdeG, parte personada en la causa, por falsedad documental y malversación de fondos públicos.
Por parte de la defensa, el abogado de Baltar Pumar ya había explicado tras presentar el recurso que lo hacían al considerar que lo que se contemplaba era una irregularidad administrativa que no supone un delito de la categoría que se le imputa.
Sin embargo en el auto se determina seguir adelante con la imputación en los términos que se hacían públicos el pasado 12 de abril, antes de la presentación del recurso.
La resolución judicial que desestima este recoge que la decisión de archivar el procedimiento solo se puede tomar “cuando las diligencias de prueba practicadas evidencien de forma objetiva y clara, sin necesidad de interpretaciones subjetivas, la inexistencia de los hechos objeto de la investigación”.
En el mismo auto se desestima el recurso del PSdeG para que se amplíe la causa por malversación de fondos y falsedad documental. Sobre este aspecto, el tribunal manifiesta que “se alude a la formulación de diversas solicitudes a la Diputación Provincial de Ourense para la contratación de personal laboral” pero que, matiza, “no se afirma que fueren dirigidas por escrito, constando testificalmente en autos que se realizaron diversas peticiones verbales de contratación de personal” por lo que “no permite deducir la falsedad del documento”.
Tal auto es firme y contra él no cabe recurso, razón por la que será juzgado. Los hechos que se le imputan se refieren a 104 contratos temporales en la Diputación realizados entre el 15 de enero de 2010 y el 17 de marzo del mismo año prescindiendo “a sabiendas” de los supuestos esenciales establecidos en la ordenanza de 2004 del ente.

Baltar se sentará en el banquillo tras la desestimación de los últimos recursos