Parejas de España, Francia y Brasil se casan en Cedeira por el rito celta

Veintiséis parejas se casan este fin de semana por el rito celta en Cedeira, un compromiso que dura lo mismo que el invierno y que puede romperse al cabo de un año o renovarse para el verano siguiente. Lasparejas se casan por el rito celta e
|

Para los pueblos celtas del Atlántico, un matrimonio para toda la vida era demasiado tiempo. Las parejas acostumbraban a celebrar una boda de prueba al final de cada verano, durante la festividad del Lugnasad, una de las cuatro señaladas en el calendario gaélico.

Así, pasaban juntos el invierno y si la relación funcionaba, renovaban sus votos al verano siguiente.

Veintiséis parejas de todas las edades y procedentes de distintas comunidades autónomas (Cataluña o Castilla y León) y otras llegadas desde Francia e incluso Brasil se han desplazado este fin de semana a Cedeira (A Coruña) para celebrar, desde las 23:00 horas de esta noche, su boda por el rito celta, una pintoresca ceremonia que oficia Manuel Aneiros, el autodenominado Druida dos Ártabros o Druida Mayor del Reino de Galicia.

Aneiros, conocido por oficiar en su día una de las muchas bodas de la cantante Karina en los acantilados de Teixido, es además, el promotor y único artífice de esta idea que ha funcionado como gancho turístico y ha logrado el respaldo del municipio y de los hosteleros en una localidad pesquera habitualmente muy tranquila que se desborda en agosto.

La boda será una ceremonia ritual sobre la arena de la playa de A Magdalena, una localidad en la costa norte de A Coruña próximas a los acantilados de San André de Teixido. Ellas adornan sus cabezas con coronas de flores y ellos, con laurel, pero casi todos apuestan por las túnicas con ribetes dorados como traje nupcial.

La ceremonia comenzará a las once de la noche y tras intercambiar los votos, los recién casados tendrán un banquete nupcial más tirando a medieval que a refinado y la fiesta se prolongará hasta la madrugada del domingo.

La fiesta del Lugnasad, que se celebra en Cedeira desde hace años, cogió impulso desde 2009 y ha ido ganando enteros en el número de contrayentes, en la expectación que genera en la localidad y en el apoyo que obtienen los festejos por parte del Ayuntamiento y los hosteleros locales, cada año más implicados.

Las 52 personas anotadas este año para la boda participaron este mediodía en un desfile por las calles de la villa hasta la plaza Roja y durante toda la tarde han estado en el pinar de San Isidro, a dos pasos de la playa.

Además de oficiar las bodas por el rito celta, que es el plato fuerte del Lugnasad, la tradición se revive con un programa de actividades para todas las edades y públicos que arrancó la tarde del viernes a las 17:00 horas con juegos para los más pequeños como la caza del jabalí o el 'oso al caldero'.

Las actividades cuentan con la animación musical de la banda de banda de gaitas Robaleira.

 

Lorena Bustabad

Parejas de España, Francia y Brasil se casan en Cedeira por el rito celta