El Consistorio negociará con los manteros de la calle Real para trasladarlos de zona

Los manteros se colocan en la calle desde bien temprano y son especialmente numerosos por las tardes o en días señalados | javier alborés
|

El Ayuntamiento y un nutrido grupo de comerciantes de la céntrica calle Real acordaron ayer iniciar las negociaciones con los manteros para trasladar sus puestos a otro entorno en el que no entorpezcan el tránsito ni generen la mala imagen que han denunciado los propios turistas en los establecimientos. De momento no hay una ubicación seleccionada para plantear a estos vendedores y se prevé que la tramitación no esté lista este año, pero los empresarios se muestran satisfechos de que haya un compromiso para recuperar la normalidad en esta vía comercial.
Después de una primera reivindicación por parte del tejido comercial hace unas semanas y de una cita que se tuvo que retrasar, el concejal de Empleo y Economía Social y responsable del área de Comercio, Alberto Lema, y la edil de Seguridad Ciudadana, Rocío Fraga, recibieron ayer a representantes de los establecimientos afectados, que les mostraron su preocupación tanto por la competencia que están ejerciendo los vendedores callejeros, como especialmente por la proliferación de más puestos de este tipo en los últimos meses y por la imagen del centro que se están llevando los visitantes.
Según explicó el colectivo solicitante tras la reunión, esta revisión del asunto viene dada por que en muchas tiendas ya habían recibido quejas de turistas que vienen un día y también de viajeros que repiten desde hace años vacaciones en A Coruña y que consideraban que la situación “ha cambiado” para peor porque cada vez hay más manteros distribuidos por una calle tan concurrida como la Real.

Dificultades
Por ello, en el encuentro de trabajo con representantes de Marea Atlántica incidieron en que desde que hay más personas pasando en bicicleta y más visitantes en sillas de ruedas –como ocurre, sobre todo, cada vez que llegan cruceristas– las mantas con productos ocupan bastante ancho de la calle dificultando el paso. Esta situación se da más en verano o en fechas señaladas, cuando a su vez se mueve más gente por allí.
“Todos estamos a favor de que se recoloquen porque cada vez es más difícil transitar”, subrayaron. Ante esta exposición de los hechos, tanto Lema como Fraga reconocieron la problemática y prometieron iniciar conversaciones con el colectivo. No obstante, fuentes del Ayuntamiento destacaron que no ven el tema desde el punto de vista de la “seguridad senón da diversidade”, por lo que Fraga acudió en calidad de edil de este último departamento y que se estudiarán las demandas.
“Estamos de acuerdo con que tienen que ganarse la vida pero ahora ya hay muchos espacios de paso de la gente sin necesidad de colapsar tanto la calle Real”, incidieron los empresarios que están detrás de la petición. Por ejemplo, plantearon que se trasladen este tipo de espacios ambulantes a la explanada de La Marina o a la de O Parrote porque ahora caminan muchos vecinos por allí. Otra opción serían “los jardines de Méndez Núñez”, puesto que en verano hay otro tipo de ferias en la zona que también atraen a los potenciales consumidores.
Y es que en la Real insisten en que la petición no se basa fundamentalmente en una competencia sino en los problemas de movilidad que generan. Los empresarios aseguran que el Consistorio se comprometió a trabajar para lograr que remita el problema pero también les advirtió de que “será una negociación difícil por parte del Ayuntamiento porque no tienen un representante sino que son puestos sueltos con cuyos responsables hay que hablar uno a uno”.

Proceso lento
Nadie espera una solución inmediata pero la confianza del sector es que “para el año que viene esté todo organizado y si vienen otros manteros ya se los derive al nuevo emplazamiento”. De momento, el Gobierno local no quiso pronunciarse a favor de un lugar.
No es la primera vez que surge la demanda pues hay documentos que datan de 2016. Igualmente en aquel año Fraga se reunió con el colectivo mantero para “facilitar o acceso a unha vida normalizada a través de alternativas laborais”, algo que, dicen desde el Ayuntamiento, siguen haciendo aunque no se cuente. l

El Consistorio negociará con los manteros de la calle Real para trasladarlos de zona